La tapa de EL DIARIO de hoy

  • Farmacias de turno del día 25 de mayo de 2022

    Los turnos son desde las 8:30 A.M. de la fecha indicada hasta las 8:30 A.M. del día siguiente.

    SANTA ROSA

    ALSINA – Av. Alsina 351 - Te: 4-14546
    DAVIT - Telén y San Luis - Te: 4-18833
    FARMATOP – Av. A. Palacios 1213 – Te: 4-14141
    NORTE S.C.S. – Escalante 52 - Te: 3-86860
    VAZQUEZ – Schmidt 1501 esq. Andrada - Te: 4-17138

    GENERAL PICO

    DEL MAR II - Calle 17 N° 1277 - Tel: 320303
    FRONTINI - Calle 1 N° 936 - Tel: 421457
    MODERNA - Calle 9 esq. 112 - Tel: 422828
    N. SRA. DE LUJÁN - Av. San Martín esq. 21 - Tel: 426765

    TOAY

    SOCIAL - Av. 13 De Cab 1055 - Tel: 38-1728

Estos son algunos de los síntomas que podrían estar avisándonos de que tenemos los triglicéridos fuera de control.

Mantener los triglicéridos en niveles altos es algo muy común, pero debido a los silenciosos síntomas que esto conlleva hay muy pocas personas que logran darse cuenta ello. Por lo general, los triglicéridos altos no dan lugar a síntomas exagerados, pero si producen contratiempos al organismo que podían identificarse a través de revisiones médicas y así evitar complicaciones más graves en la salud.
Por este motivo, lo primero que debemos tener claro es que los triglicéridos son partículas de grasa que están presentes en la sangre y que se reproducen cuando comemos y nuestro cuerpo convierte en triglicéridos todas aquellas calorías que no necesitamos de inmediato en esta grasa.

trigliceridos b

Estas se almacenan en células grasas y luego, las hormonas los liberan para proveer de energía a nuestro cuerpo. Si consumes más calorías de las que quemas, sobre todo de alimentos ricos en carbohidratos, es posible que vayas a tener los triglicéridos altos y pueda dar lugar a una hipertrigliceridemia.
Los principales problemas que aportan unos altos niveles de triglicéridos están relacionados con la salud del hígado, corazón y páncreas, por lo que es vital limitar la ingesta de los alimentos que tengan este tipo de grasa en grandes cantidades.

Niveles correctos de los triglicéridos

En caso de que necesitemos comprobar si tenemos altos los niveles de triglicéridos, debemos de someternos a un análisis de sangre. De hecho, Tener descontrolados los niveles de triglicéridos puede acarrearnos graves problemas de salud, por lo que si tenemos un cuadro de hipertrigliceridemia debemos de tomar las mediadas necesarias: Una dieta equilibrada y mucho ejercicio.
Será nuestro cardiólogo quién deba evaluar la presencia de síntomas e indicar la realización de los análisis para medir los niveles de triglicéridos, colesterol total, colesterol HDL y LDL, pues así también es posible investigar si los otros parámetros están alterados e iniciar el tratamiento más adecuado.
Estos son los diferentes niveles en los que pueden estar nuestros triglicéridos:

Menos de 150 mg/dL: Deseable
150-199 mg/dL: En el límite superior
200-499 mg/dL: Alto
500 mg/dL o más: Muy alto

Cuatro síntomas de tener los triglicéridos altos
Como hemos dicho al principio, la mayoría de los síntomas de los triglicéridos son silenciosos. Es posible que en nuestra sangre estén descontrolados, pero nosotros prácticamente no somos conscientes.
Sin embargo, cuando estos niveles aumentan y se mezclan con una serie de factores genéticos, es posible que comencemos a notar ciertos síntomas que no son muy evidentes, pero que podrían darnos la pista que necesitábamos para darnos cuenta de que tenemos los triglicéridos fuera de control:
1. Pequeñas bolas de grasa en los párpados, amarillentas y llamadas xantelasma.
2. Manchas blancas en la retina.
3. Bolitas de grasa en la piel llamadas xantomas, principalmente situadas en manos, brazos, pies y articulaciones.
4. Acumulación de grasa en la región abdominal y otras partes del cuerpo.

Estas alteraciones deben de identificarse cuanto antes, mediante una consulta con el médico, y su tratamiento debe ser realizado lo más pronto posible, con el objetivo de evitar otras complicaciones más graves como puedan ser la aterosclerosis, pancreatitis o esteatosis hepática.