El gremio de los y las estatales fue el que denunció públicamente “desprotección y abandono” como causa de lo ocurrido en General Pico.

General Pico (Agencia) – A dos semanas que se confirmara el positivo de Covid 19 en una paciente de Salud Mental del Hospital Gobernador Centeno, el servicio del nosocomio local reinicia hoy sus actividades con el regreso del personal sanitario oportunamente aislado. Lo confirmó la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), cuyos dirigentes celebraron que ningún trabajador del sector resultó contagiado de coronavirus.

El caso de Salud Mental del Hospital piquense fue el primer gran impacto que el coronavirus provocó en el sistema sanitario local, no por la cantidad de casos positivos, que en definitiva resultó siendo uno, sino por la cantidad de personal afectado al área que debió ser aislado. De hecho, las circunstancias del caso determinaron que desde el Ministerio de Salud se iniciara un sumario y se desplazara momentáneamente al jefe del área.

El gremio de los estatales fue el que denunció públicamente “desprotección y abandono” como causa de lo ocurrido. Los dirigentes de ATE entendieron que hubo una respuesta tardía ante los síntomas compatibles con Covid 19 de una paciente, por lo que apuntaron a la “falta de voluntad, de compromiso y de decisión de las personas que tienen funciones jerárquicas y cargos de funcionarios importantes en el Hospital Centeno”. Tras la confirmación del positivo, más de diez trabajadores del servicio debieron ser aislados y cumplieron con los 14 días.

Desde el mismo gremio confirmaron ayer que “por suerte, todos los hisopados del sector dieron negativos. Las y los compañeros supieron cuidarse, respetando siempre los protocolos, tanto los del Covid 19 como todos los protocolos de su trabajo habitual”.

Desde ATE advirtieron también que “los trabajadores de la salud no pueden ser descuidados, porque para quienes trabajamos en salud, junto con el ambiente físico de trabajo, debemos tener en cuenta, dentro del análisis, que nuestra especificación de tarea está dada como objeto el tratamiento de un ser humano, es decir una persona que indefectiblemente dependerá en buena medida de nuestro trabajo para restablecer su salud”.

Y recordaron que “la organización de la prevención esta vez fue de los trabajadores de Salud Mental, acostumbrados a trabajar siempre bajo riesgo”.

El gremio conducido por María Ester Campos remarcó que “todos los sectores de salud son de riesgo, porque en su lugar de trabajo, en conjunto, interactúan variables como la cadencia de carga física y psíquica, duración del tiempo de trabajo, las formas de organización y divisiones, el ritmo, ente otras, repercutiendo de manera sistemática en la vida personal y social de todos los trabajadores de salud”.

Para finalizar, ATE recordó que continúa con la exigencia de “el pase a planta permanente de los trabajadores precarizados, monotributistas, artículos 6tos y sostenemos el pedido de falta de personal que sufren varios sectores”.