El Poder Judicial ordenó un allanamiento y la Policía detectó en la zona rural vacas, toros, terneros y vaquillonas. Los animales le fueron entregados a su propietario.

Una exitosa investigación judicial y policial permitió recuperar 337 vacunos en la zona rural de Rucanelo, en el marco de un importante operativo que incluyó el allanamiento a una propiedad rural.

Los animales ya están en manos de su propietario, según se informó oficialmente. No se dieron otros datos vinculados a las personas acusadas del delito ni a las damnificadas.

Intervino personal de la División Seguridad Rural de la Unidad Regional I, a cargo de David Rinaldi, junto a la Comisaría Departamental de Eduardo Castex, al frente de David Oscar Bazán. Realizaron un allanamiento en la zona rural donde recuperaron los animales.

El operativo se consumó de acuerdo a lo dispuesto por el Poder Judicial de la provincia de La Pampa, que contó con una gestión de casi seis días. Entre los vacunos recuperados se registraron vacas, toros, terneros y vaquillonas.

En las actuaciones intervino además el fiscal adjunto de la Primera Circunscripción Judicial, con sede en Eduardo Castex, Alejandro Sebastián Mendiara, quien extendió la orden a los fines de llevar adelante las labores bajo la causa judicial por “S/Abigeato” con la finalidad de proceder a recuperar animales vacunos hurtados.

Durante el primer accionar policial, posterior a un amplio rastrillaje, se hallaron 156 vacas, las cuales fueron cargadas en 4 camiones y entregadas al apoderado de las mismas en carácter de depósito judicial al damnificado.

Siguiendo con el procedimiento, se profundizó en la indagación del territorio que culminó en el hallazgo de 139 vacunos más, ubicados dentro de un corral a 4 kilómetros de distancia del campo de trabajo original. Quedaron bajo custodia policial, para ser seleccionados, a la espera de ejecutar las pertinentes acciones legales.

El procedimiento llegó a su fin este jueves por la tarde, donde los agentes terminaron con las últimas diligencias legales, entregando la totalidad de los animales recuperados a su propietario.