La Seccional de ATE General Pico criticó a las autoridades por no escuchar las advertencias de los trabajadores sobre el estado de una paciente de salud mental que habría asistido al servicio con síntomas de coronavirus.

ATE denunció “falta de voluntad, de compromiso y de decisión de las personas que tienen funciones jerárquicas y cargos de funcionarios importantes en nuestro Hospital Centeno” y los responsabilizó por el estado de “desprotección y el abandono en la que se encontraban todos los enfermeros del Servicio de Salud Mental”.

El gremio, conducido por María Esther Campos (foto), destacó que las personas que estuvieron en contacto con la paciente con síntomas de coronavirus fueron hisopadas y aisladas.

Criticaron a las autoridades por el retraso en la toma de decisiones “porque sabían de una comunicación de un probable internado con Covid desde hace una semana, pero no se escuchó la advertencia”.

Le apuntaron al Jefe Médico de guardia y al Director del Hospital como los responsables por no responder al “requerimiento que solicitaba la enfermería para que se evaluara al paciente”

Por otra parte aseguraron que “desde el gobierno provincial nos están obligando a estar protegidos con insumos básicos”.

“El trabajo no debe enfermar. La desorganización del trabajo de quienes nos conducen, es lo que generalmente produce las enfermedades. Casi todos los daños y riesgos pueden evitarse y todos disminuirse”, resaltaron.

“Continuamos denunciando los bajos salarios, la precariedad laboral, la sobrecarga de tareas, las enfermedades del personal y lo más crítico está en el personal de enfermería, que sobrelleva el contacto más intenso y extenso con el paciente que sufre, porque se viola permanentemente las condiciones y el medio ambiente de trabajo”, finalizaron.