"Debemos ser muy cuidadosos. No tenemos el tema resuelto, estamos muy lejos de resolverlo", dijo el mandatario.

 

Al cumplirse el día 145 desde el inicio de la cuarentena, y en la semana en la que se debe decidir la continuidad del aislamiento por el coronavirus, el presidente Alberto Fernández insistió con que el problema "no está resuelto" y no descartó volver a una mayor restricción, principalmente en el Área Metropolitana de Buenos Aires.

"El botón rojo siempre está a mano porque la salud es lo más importante. Entiendo que la gente tiene cierto hastío de estar encerrada después de tanto tiempo, pero recurro a la capacidad de reflexión de cada uno. El riesgo existe, al virus lo vamos a buscar nosotros. Cuanto más tiempo estemos aislados y alejados del otro, nuestro riesgo se minimiza. Sigo reclamando esa responsabilidad", afirmó.

En declaraciones a radio Futurock, el mandatario dijo que la pandemia "no es un decreto del Poder Ejecutivo" y pidió "ser serios y tener mucho cuidado". También advirtió que "la gente se relajó, equivocadamente".

"Hicimos un enorme esfuerzo para prepararnos y que nadie carezca de atención cuando lo reclame. Eso lo hicimos bien. Pero debemos ser muy cuidadosos, no tenemos el tema resuelto, estamos muy lejos de resolverlo. Hay un dato de la realidad y es que la gente no estaba respetando la cuarentena. La gente se relajó, y se relajó equivocadamente. El que cree que este tema pasó, no, no pasó nada, estamos en el peor momento", apuntó.

También reveló que en una charla con el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta​ hablaron de la capacidad de atención y la ocupación de camas en el AMBA que "están controladas" y que confía que seguirán así pero insistió en la responsabilidad ciudadana: “Ven que se abren los negocios y que la vida ha vuelto a la normalidad y no advierte que el virus está circulando y ese es un riesgo muy pero muy grande”.

“Veo un sistema de medios que permanentemente alienta la libertad entre comillas, y no está en discusión la libertad de la gente, todo el mundo es libre pero la primera condición para serlo es estar vivos”, aseveró el presidente, quien luego remarcó que su intención es "que no se enfermen" y que "nadie quiere prohibir que otro no vea a su hijo”.

En el análisis del mandatario sobre el refuerzo al sistema de salud, dirigió las críticas también al gobierno de Mauricio Macri​: “Desde el primer día hablamos de aplanar la curva todo lo que pudiéramos para poder construir hospitales y dotarlo de respiradores, multiplicamos por dos esa cantidad en un sistema que estaba destruido, con un gobierno que eliminó el Ministerio de Salud”.

Y recordó: “Hicimos un enorme esfuerzo para prepararnos y que nadie carezca de atención sanitaria cuando la reclame, pero debemos ser muy cuidadosos porque no tenemos el tema resuelto”.