La tapa de EL DIARIO de hoy

El efectivo policial pertenece a la Seccional Tercera y tiene una causa por lesiones contra un joven en plena pandemia.

La justicia realizó una ampliación de formalización contra el sargento Sebastián Alderete, un efectivo policial de la Seccional Tercera, como “partícipe necesario de la falsificación de instrumento público, agravado en su calidad de funcionario público”.

Alderete ya estaba imputado en una causa por “lesiones leves” contra un joven al que detuvieron en mayo del año pasado, por una violación al artículo 205 durante las restricciones por la pandemia de coronavirus.

En ese incidente, se acusó al detenido de “resistencia a la autoridad” de acuerdo al sumario elaborado por Alderete. Ahora, se determinó que lo descrito en ese documento era falso y se amplió la acusación contra el policía.

Alderete fue formalizado en noviembre de 2021 por una golpiza a Luis Diez, un joven detenido en la calle México y Chile el 24 de mayo de ese mismo año. A la víctima le rompieron un pómulo y los dientes.

La víctima relató que fue interceptado por dos policías, un hombre y una mujer, en la esquina de México y Chile, en Santa Rosa.

El muchacho fue a retirar dinero al cajero del “Mate” para su padre, el lunes 24 de mayo de 2021 a las 20 horas, luego de regresar de su trabajo y así se lo explicó a los efectivos policiales.

Sin embargo, siempre de acuerdo a su versión, los oficiales le labraron igual una infracción al artículo 205 del Código Penal. “Hubiera ido antes, me dijeron”, contó el joven a El Diario y también dijo que se negó a firmar el acta.

“En la camioneta, iban dos personas, un hombre y una mujer, que después supe que eran pareja, y después que me negué a firmar el 205, se subieron y parecía que se iban. Pero ahí nomás hicieron marcha atrás a gran velocidad y se bajaron”, relató Luis.

Y allí comenzó lo que sería un calvario para el joven. “El hombre se bajó a los gritos, ´vos sabes quién es ella me dijo y me pegó una piña que me sacó un diente y me aflojó otros dos. Además, pidió apoyo a la seccional y en dos minutos llegó un auto de la Brigada y otro móvil de la Tercera: todos se prendieron a pegarme en el suelo”.

El muchacho fue subido a un móvil policial con rumbo a la Seccional Tercera. “Me siguieron pegando en el viaje y cuando llegamos a la comisaría estaban todos los policías en la vereda, me dieron más golpes, como si fuera un delincuente”, agregó Luis.

“Me llevaron a la torre de atrás, me siguieron pegando y sentía que me iban a matar”, completó.
El joven quedó con el pómulo reventado, un par de dientes menos y varios flojos. Sobre el motivo de la golpiza, el joven sostuvo que “el que empezó a pegarme les decía a los otros que le había faltado a la mujer”.

Cerca de la 1 de la madrugada del martes 25, Luis salió de la comisaría tras ser revisado por personal de Sanidad. Llamó al 101 para relatar lo sucedido porque “no quería que borraran lo que pasó”.

La segunda parte de la historia comienza con la denuncia en la justicia, donde fue atendido por el fiscal general Máximo Paulucci. “Al fiscal le conté todo lo que pasó, me enviaron un médico para revisarme. Él (por el fiscal) no podía creer lo que le estaba contando”, dijo Luis a este diario.

Sebastián Alderete, un mes después de la golpiza denunciada, fue trasladado a la Alcaldía de Tribunales. Ahora, su situación judicial empeoró.