La tapa de EL DIARIO de hoy

  • Farmacias de turno del día 25 de mayo de 2022

    Los turnos son desde las 8:30 A.M. de la fecha indicada hasta las 8:30 A.M. del día siguiente.

    SANTA ROSA

    ALSINA – Av. Alsina 351 - Te: 4-14546
    DAVIT - Telén y San Luis - Te: 4-18833
    FARMATOP – Av. A. Palacios 1213 – Te: 4-14141
    NORTE S.C.S. – Escalante 52 - Te: 3-86860
    VAZQUEZ – Schmidt 1501 esq. Andrada - Te: 4-17138

    GENERAL PICO

    DEL MAR II - Calle 17 N° 1277 - Tel: 320303
    FRONTINI - Calle 1 N° 936 - Tel: 421457
    MODERNA - Calle 9 esq. 112 - Tel: 422828
    N. SRA. DE LUJÁN - Av. San Martín esq. 21 - Tel: 426765

    TOAY

    SOCIAL - Av. 13 De Cab 1055 - Tel: 38-1728

Cuando hablamos de Cambio Climático es fundamental conocer qué es Huella de Carbono y cómo cierto tipo de práctica agrícola puede ser mejor para el ambiente que otras. En la columna ambiental de hoy vamos a ver cómo impacta la agricultura en el Cambio Climático y formas alternativas.

Escribe: Ing. Florencia Srur (*)

Una de las problemáticas más grandes que tenemos en el Nor y Este de La Pampa es la voladura de suelo, donde tras la cosecha el suelo queda desnudo y sin protección para el viento, por lo que la capa más fértil y rica del suelo se vuela, se pierde. Es común ver en las zonas productivas agrícolas del norte de la provincia grandes nubes de polvillo, eso es nada más ni nada menos que riqueza que estamos perdiendo. Pero, existen soluciones de manejo agrícola para disminuir este efecto.

En 1930, en Estados Unidos se inventa una técnica de siembra que se llama "Siembra Directa" o "Labranza Cero". Con este método, a diferencia de la "Siembra convencional" donde se remueve la capa superior del suelo antes de la plantación de las semillas, solo se hacen surcos y plantan inmediatamente las semillas, luego se fijan y se tapan. De este modo, el suelo sufre una alteración mínima, ya que se excava exactamente dónde debe caer la semilla. Sin embargo, este método que reduce considerablemente la erosión eólica (voladura de suelo) e hídrica (formación de cárcavas), requiere de un equipo especial como sembradoras a disco. Además, no solo se remueve poco el suelo, sino que suele estar acompañado de técnicas de cosecha donde se deje un manto de residuos, como cañas de los maíces o restos de las plantas que no es comerciable.

Y esto, ¿qué tiene que ver con el Cambio Climático y la Huella de Carbono? Bueno, la Huella de Carbono (HC) mide la cantidad de Gases de Efecto Invernadero que se liberan a la atmósfera en los procesos productivos, traducidos en toneladas de Carbono equivalente (kg CO2 eq/Tn), esto último quiere decir que se pondera, por ejemplo, cuánto metano equivale a cuánto de carbono. Como con la Siembra Directa se reduce la cantidad de combustible utilizada y la cantidad de agroquímicos implementada, también se reduce la HC. De esta manera, si se compara un campo con 100% de Labranza Convencional vs. 100% de Siembra Directa, la Huella de Carbono se reduce un 10% realizando Siembra Directa. Y esto quiere decir que un mayor manejo tecnológico ayuda a disminuir la HC.

Entonces, veamos los resultados de un estudio que se llama "Relevamiento de Tecnología Agrícola Aplicada (ReTAA)" realizado por Argentrigo, INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial) y la Bolsa de Cereales, donde se caracterizó la Huella de Carbono del Trigo en Argentina. En la campaña 2018/19, la HC tuvo un promedio de 148,5 kg CO2 eq/ tonelada de trigo en la puerta del campo. Valor que es bajo en comparación a otros países del mundo como Canadá con valores entre 270 y 375 kg CO2 eq/Tn, en Australia con 200 kg CO2 eq/Tn y/o España con 384 kg CO2 eq/Tn.

Estas diferencias de valores se deben a varios factores, no todo es color de rosa, pero vamos a dividir el análisis en cuestiones positivas y negativas. Primero, las buenas noticias, como dijimos, el nivel tecnológico influye en la Huella de Carbono, de esta manera, en la campaña 2018/19 la producción primaria de trigo se realizó en un 33% con un nivel tecnológico alto, 50% con un nivel medio y 17% con nivel bajo, en valores de HC las emisiones fueron, respectivamente, de 142,6 kg, 151,2 kg y 162,3 kg CO2 eq/tonelada de trigo. Ahora pasemos a las malas noticias, lamentablemente se siguen utilizando agroquímicos en la industria agrícola, pero no solo eso, sino que se lo aplica mal dando lugar a una brecha entre la eficiencia potencial y real de estos compuestos. Tengamos en cuenta que los agroquímicos, pesticidas y fertilizantes, tanto en la fabricación y uso representan un 33% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero. Entonces, aunque la agroecología sería el camino más ambientalmente favorable, en caso de utilizar agroquímicos se recomienda hacer más eficiente el uso de los fertilizantes, seleccionando la dosis, fuente, momento y lugar de aplicación adecuados.

En conclusión, un aumento en la incorporación de tecnologías nuevas y mejores para el ambiente es favorable para disminuir la Huella de Carbono, para disminuir la voladura o pérdida de suelo y en consecuencia salvar la fertilidad y riqueza, y para poder seguir produciendo de manera consciente sin dañar el suelo. Chau Labranza Convencional.

(*) Ingeniera en Recursos Naturales y Medio Ambiente, MP nº 365. Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.