El Gallito Canta  Tapas de la edición de papel  ico_radio.png

Tapa de la Edición Impresa

Los habitantes de esa decena de viviendas serán "relocalizados", como parte del acuerdo que ofreció la Provincia a quienes reclaman. Hay otro sector que todavía no tiene soluciones a la vista. Es necesario el acuerdo municipal.

El gobierno provincial resolvió que 10 viviendas del barrio Almafuerte deben ser demolidas para "relocalizar" a sus habitantes. Así lo comunicó el organismo al grupo de ese sector de la ciudad que se viene movilizando para una solución habitacional de fondo, para evitar las constantes inundaciones y otros problemas derivados de la infraestructura deficiente.

El IPAV enumeró sus intenciones y dejó en claro que tendrá que acordar esos pasos con la Municipalidad de Santa Rosa: ya se dieron algunos pasos en ese sentido.

El titular del Instituto Provincial de la Vivienda (IPAV), Jorge Lezcano, gerentes y gerentas del organismo recibieron al grupo de vecinas y vecinas del barrio Almafuerte de Santa Rosa que reclama por la relocalización de sus viviendas.

La queja pública se exacerbó la semana pasada, cuando el grupo lamentó que no recibía respuestas ni de Provincia ni de Nación. Entonces el IPAV armó el encuentro.

Lezcano recordó que el gobernador, Sergio Ziliotto "nos dio la indicación de avanzar en la solución del problema y en eso estamos trabajando. Hicimos un estudio estructural y otro ambiental de la situación. Luego nuestro equipo integró ambos estudios y su análisis nos arrojó que hay asentamientos desparejos y que el ascenso de las napas produjo un debilitamiento de las estructuras”.

“Concluimos en que hay que relocalizar diez viviendas, las cuales serán demolidas. De ellas, hay siete que están en una situación crítica con riesgo habitacional y otras dos vulnerables, restando una por la cual estamos en conversaciones con sus habitantes. Con el resto del barrio seguimos trabajando e interviniendo, ya que hay vecinos que quieren permanecer allí”, dijo el funcionario.

Indicó que “les informamos a los y las habitantes de las viviendas cómo son los próximos pasos en los que vamos trabajar de acá en más y en el tiempo que demanden las obras”. El titular del IPAV manifestó que “ya hablamos con el intendente y avanzamos restando aún el consentimiento formal”.

Por último, Lezcano manifestó que “en el encuentro quedaron plasmados los cinco puntos en los que se está trabajando”. Formalmente son estos: 1) La relocalización de las diez viviendas; 2) Previo acuerdo con la Municipalidad de Santa Rosa, demolición de las viviendas relocalizadas; 3) Previo acuerdo con la Municipalidad de Santa Rosa, la factibilidad de recupero de los materiales; 4) Plan de paliativos durante la ejecución del Protocolo de Relocalización Consensuado y 5) Previo acuerdo con la Municipalidad, proceso de regularización dominial.