El escritor y periodista, Juan Carlos Pumilla, celebró que el juicio sea en la UNLPam porque "ningún lugar fue tan pisoteado y mancillado como ese".

El periodista Juan Carlos Pumilla también declaró en los dos juicios anteriores, por dos detenciones ilegales en los meses previos del golpe de estado, cuando había hecho una campaña por la libertad de los presos políticos y también había firmado una solicitada en los diarios con ese pedido.

Después del golpe también fue detenido en la Colonia Penal por dos semanas, donde estuvo con Esteban Tankoff y un soldado que habían acusado de robarle la ametralladora al represor Camps.

Pumilla dedicó parte de su vida a recopilar información sobre la represión en La Pampa y publicó un libro, "El Informe 14". Este miércoles se manifestó decepcionado por la justicia argentina que mantiene presa a Milagro Sala o demora algunos debates contra los represores.

"No vacilaré en asistir a todos los juicios donde persista algún magistrado que no le tiemble el pulso cuando tenga que escribir la palabra genocidio en una sentencia", aclaró.

También valoró la participación de la UNLPam como querellante en el debate actual e incluso que se realice en su edificio.  "No hay otro lugar de La Pampa que haya sido tan pisado y mancillado como este", dijo.

Y celebró que en este juicio se ponga el acento en las cuestiones de género y los delitos de índole sexual que se cometieron en aquella época.

En otro tramo de su testimonio, Pumilla no dejó pasar la oportunidad de homenajear a los 30 mil desaparecidos porque "le debemos el sueño, la quimera, la utopía" por la que perdieron la vida.