La tapa de EL DIARIO de hoy

Frente a la ofensiva rusa, las autoridades ucranianas advirtieron que el enemigo está "poniendo a prueba las posiciones de las fuerzas armadas tratando de atravesarlas".

Ucrania dijo este domingo que repelió intentos de avances del Ejército ruso en la región del este conocida como Donbass y en sus alrededores, mientras que Rusia informó haber destruido varios objetivos militares, incluyendo arsenales, en esa misma zona.

El Ejército ucraniano dijo en un comunicado que contuvo una renovada ofensiva rusa cerca de las ciudades de Bajmut y Sloviansk, en la provincia de Donetsk, una de las dos que forman el Donbass.

Autoridades regionales dijeron que otras unidades militares rusas volvieron a tratar de incursionar en la ciudad oriental de Izium, pero que fueron rechazadas por las tropas de Ucrania.

"El enemigo está poniendo a prueba las posiciones de nuestras fuerzas armadas, tratando de atravesarlas", dijo el gobernador de la provincia de Jarkov, donde queda Izium, en la aplicación de mensajería Telegram.

"Pero no ha tenido éxito y otra vez sufrió fuertes pérdidas humanas y de equipamiento", dijo el gobernador, Oleh Sinegubov, informó la agencia de noticias Europa Press.

Rusia lanzó su ofensiva en el Donbass el mes pasado luego de retirar las tropas que tenía desplegadas en torno a Kiev, la capital, y otras regiones del norte de Ucrania.

Estados Unidos y Ucrania dicen que Rusia se retiró de Kiev porque no pudo tomar la capital y fue expulsada por las tropas ucranianas que la defendían.

Rusia, por el contrario, dijo que replegó esas tropas porque habían cumplido con éxito la primera fase de su ofensiva posterior a la invasión del 2 febrero, y para usarlas en la siguiente, la que describió como "liberación del Donbass".

Rusia dijo que no quiso tomar Kiev y que su ofensiva allí fue para reducir la capacidad ucraniana de apoyar a sus fuerzas en el Donbass y para mantenerlas dispersadas.

Región de mayor conflicto


En el Donbass se encuentran las unidades militares ucranianas más experimentadas y mejor equipadas, combatiendo allí desde hace ocho años a separatistas rusoparlantes que controlan extensos territorios en Donetsk y la vecina provincia de Lugansk.

El alcalde de la ciudad de Jarkov, capital de esa provincia, que no forma parte del Donbass, dijo el pasado sábado que las las fuerzas rusas se habían retirado de sus alrededores luego de haberla bombardeado casi a diario en tres meses de invasión.

El alcalde no dijo adónde se retiraron las tropas.

Jarkov es una ciudad de paso obligada para ir hacia el Donbass de casi cualquier punto del norte de Ucrania desde el cual se quisieran trasladar tropas, equipos o provisiones hacia Lugansk o Donestk, por