El quilmeño se presentará el 21 de agosto en España, en el regreso a la actividad a los 45 años.

El ex campeón mundial de los medianos del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) Sergio Gabriel Maravilla Martínez, quien regresará al ring el próximo 21 de agosto en la pelea ante el español José Fandiño, aseguró hoy que se trata de "un punto de inflexión" en su "vida personal" y que se está "exigiendo al máximo" para llegar en las mejores condiciones al compromiso y tener un digno papel.

"Me estoy exigiendo al máximo, me estoy exigiendo a morir. Quiero bajarme del ring pensando en haber tomado una buena decisión", manifestó Martínez, de 45 años, en declaraciones a la señal de cable TNT Sports.

Y añadió ya metiéndose en el pleito ante el boxeador ibérico: "Necesito que Fandiño se meta en mi juego. Cuando lo tenga adelante, quiero estar a la altura de las circunstancias y muchísimo más. Se planifica el primer round, el segundo es imposible".

En la misma línea, Maravilla continuó: "Hay gente que no se recupera de una derrota, pero es más difícil recuperarse del triunfo. Cuando yo ganaba, siempre recordaba cómo comencé en esto, siempre mi mente se va a los inicios".

"No soy rival de Fandiño, sino de mí mismo. Yo soy mi propia bandera, la pelea es interna conmigo, esto es un punto de inflexión en mi vida personal", señaló.

El oriundo de Quilmes volverá a pelear luego de seis años de inactividad, siendo su último combate ante el puertorriqueño MiguelCotto, quien le arrebató el título mundial en el Madison Square Garden de Nueva York.

Martínez se medirá ante Fandiño en un combate a diez asaltos que se ha pactado en los 73,5 kilos, y su rival será el primer español contra el que boxee, ya que, pese a residir en España desde 2005, nunca había peleado con un púgil local.

La velada organizada por Martínez con su promotora Maravilla Box será el próximo 21 de agosto en Torrelavega, España, en donde también peleará su pupilo, el local Sergio García.