El Gallito Canta  Tapas de la edición de papel  ico_radio.png

Tapa de la Edición Impresa

El Aston Villa ganaba 2-0 a falta de 10 minutos, pero en una ráfaga increíble se lo dieron vuelta al equipo del arquero argentino.

Menos de 48 pasaron entre la alegría de Buenos Aires y la frustración en Birmingham para Emiliano Martínez. Y lo que con una camiseta refleja optimismo hasta cuando lo someten desde los doce pasos, en otro escenario termina sufriendo tres goles en 15 minutos para una derrota increíble.

A falta de 10 minutos para el final del partido, el Aston Villa del Dibu le ganaba como local 2-0 a Wolves por la octava fecha de la Premier League.

El conjunto en el que también fue titular el argentino Emiliano Buendía se aferraba a un triunfo importante para trepar en la tabla. Pero en una ráfaga, todo se dio vuelta.

Y el Dibu, que lleva 8 vallas invictas en 12 partidos con la Selección Argentina y que todavía no perdió ningún partido en el arco nacional, sufrió tres tantos en un cierre de pesadilla.

Vale aclararlo, en ninguno tuvo responsabilidad el arquero nacido en Mar del Plata. Romain Saiss descontó y Conor Coadi empató en jugadas muy similares, con desbordes profundos por derecha y toques al gol por el centro, con Martínez a mitad de camino.

Y el gol del 3-2 agónico para Wolves, cuando se jugaban cinco minutos de tiempo adicionado, incluyó la mala fortuna de un desvío a mitad de camino del argentino tras el tiro libre de Rúben Neves. El derechazo suave tenía destino de palo izquierdo y parecía sencillo para Dibu, pero se terminó metiendo por el sector opuesto tras el cambio de rumbo en la barrera.

Los tantos del local habían llegado por intermedio de Danny Ings, a los 3 minutos del complemento con un buen cabezazo de pique, y aumentó la cuenta John McGinn, con un bombazo desde afuera a los 23 minutos.

Con esta caída, Aston Villa, que sufrió 12 goles en 8 partidos, quedó duodécimo en la tabla de la Premier y en la próxima jornada visitará el viernes al Arsenal, equipo en el que estuvo Martínez una década.

El Wolves, tras un inicio muy pobre de temporada, lleva dos victorias seguidas y sube hasta el octavo puesto de la Premier, con 12 unidades.

El muro celeste y blanco

La sensación es que el arco de la Selección es cada vez más chico. Y los responsables de la solidez defensiva, se sabe, son todos los jugadores. Aunque hay tres futbolistas que destacan por encima de la media: Emiliano Martínez, Cristian Romero y Nicolás Otamendi. Un dato grafica: con ellos tres en cancha, Argentina lleva 483 minutos sin recibir goles.

La racha de los tres sin goles comenzó en la Copa América, en los duelos ante Uruguay y Brasil. El arco invicto continuó con los duelos ante Paraguay y Uruguay (Otamendi salió a los 33 minutos del complemento). Y para llegar a los 483 minutos hay que sumar los 90’ contra Perú, 40’ ante Colombia (Martínez fue reemplazado con el arco en cero) y los 5’ del frustrado duelo con Brasil.

Los elogios de Goyco

“Lo dije en el partido con Colombia de Eliminatorias, cómo manejaba el área, los centros, la tranquilidad. Una naturalidad... Situaciones que hace un par de meses atrás decíamos que Argentina tenía problemas porque había mucha gente baja y que le costaba defender las pelotas áreas. Vos veías que el tipo pisaba y cuando viene un córner es como salir a comer: `vos sentate acá, vos sentate allá´. Se lo ve muy seguro, juega muy bien con los pies”, expresó Sergio Goycochea para elogiar al Dibu Martínez.

Además, el arquero que brilló en Italia 90 se animó a comparar su aparición en el seleccionado nacional con la de Martínez, y manifestó: “Yo fui un arquero aceptable que tuvo la oportunidad de vivir grandes emociones con la Selección, que son cosas diferentes. Pero ni por asomo me pongo entre los mejores arqueros y con el Pato Fillol ni hablar. Sí me puedo poner en un lote con los otros arqueros que pasaron, pero esta aparición desde lo técnico, desde la seguridad. A veces no tiene que sacar una pelota del ángulo”.