La Pampa

Primer envío para obras complementarias del gasoducto Néstor Kirchner

El material utilizado para las obras estaba abandonado desde 2015. Massa ratificó que el gasoducto empezará a operar desde el 20 de junio de 2023

Los primeros camiones con caños para la construcción del gasoducto Néstor Kirchner, que unirá las localidades de Tratayén, en Neuquén, y Salliqueló, en el oeste de la provincia de Buenos Aires, empezaron a ser trasladados este martes para dar continuidad a las obras. El ministo de Economía, Sergio Massa, destacó la importancia del proyecto y señaló que si el gasoducto hubiera sido construido antes, "este año nos ahorrábamos 4900 millones de dólares" en importaciones de gas.

"El 20 de junio de 2023 tenemos que inaugurar el gasoducto para que en julio los argentinos no tengamos que depender de nadie", remarcó Massa en el acto que se hizo por el primer envío de los caños.

El material trasladado será destinado a la construcción de dos obras complementarias al gasoducto Kirchner: el nuevo gasoducto Mercedes-Cardales –de 80 kilómetros de extensión- y la ampliación del gasoducto Neuba II, de 29 kilómetros.

Para ello se utilizarán caños de 30 y 36 pulgadas, que se encontraban abandonados en custodia aduanera. Según aseguraron desde la firma estatal de energía, estos caños, pese a ser destinados para la ampliación de ductos contemplados previo al año 2015, no fueron utilizados durante la administración de Mauricio Macri por encontrarse paralizadas las obras. 

Esos materiales permanecían arrumbados en la zona franca de Ensenada y en el depósito fiscal de Campana. De esta forma, gran parte de las dos obras complementarias podrá ser cubierta con estas cañerías que Energía Argentina identificó que estuvieron en espera durante años, y que sometió a pruebas de calidad e integridad con resultados exitosos. 

La construcción del tramo Mercedes-Cardales será canal de vinculación entre los sistemas que operan las empresas Transportadora Gas del Sur y Transportadora Gas del Norte, lo que conformará un canal adicional de alimentación del Anillo Gran Buenos Aires (GBA).

En tanto, la ampliación mediante un loop del Neuba II era requerido para facilitar el traslado adicional del gas que ofrecerá el gasoducto Kirchner, lo que en conjunto permitirá reforzar el abastecimiento del gran consumo residencial y de generación eléctrica que se registra en la zona de entrega del GBA.

El resto de la obra del gasoducto Kirchner requerirá de 48.000 caños de 36 pulgadas de diámetro y 12 metros de largo –adjudicados a la firma Techint- que están próximos a comenzar a fabricarse y que requerirán 14.000 viajes en camión para transportarlos hacia los tres frentes de obra, con despachos previstos cada siete minutos en un operativo logístico que insumirá las 24 horas del día.

El gasoducto, con una extensión de 573 kilómetros, unirá la localidad neuquina de Tratayén y la bonaerense de Salliqueló, y es una obra considerada fundamental para ampliar la capacidad de transporte de gas desde Vaca Muerta a los centros de consumo. 

Además, su construcción –con fecha de finalización prevista para el 20 de junio de 2023- permitirá incrementar la producción de Vaca Muerta y ahorrar 2200 millones de dólares entre sustitución de importación de combustibles y reducción de subsidios, aumentado la disponibilidad de gas a precios competitivos para la industria, comercios y hogares.

En una segunda etapa está planificada la extensión del gasoducto de Salliqueló a San Jerónimo, Santa Fe, lo cual aumentará en un 25 por ciento la capacidad de transporte de los gasoductos troncales del país.

El presidente de Energía Argentina, Agustín Gerez, afirmó que este gasoducto "marcará el rumbo del país para los próximos 25 años", y remarcó: "Apuntamos a lograr nuestra soberanía energética". "Este gasoducto nos va a permitir que los argentinos trabajemos para abastecer a los propios argentinos", destacó Gerez.

También te puede interesar...