La Pampa

La corporación vitivinícola potencia su lobby contra la Ley de Alcohol Cero

La normativa en la Cámara de Diputados y Diputadas de la Nación es impulsada por Estrellas Amarillas y otras organizaciones, ya está sancionada en La Pampa. El negocio bodeguero dice que "atenta contra la industria, contra el sector gastronómico y el enoturismo".

Mientras el proyecto de Alcohol Cero se sigue retrasando en el Congreso Nacional Diputados, ya que aún resta que la Comisión de Transportes se reúna para emitir dictamen -algo que estaba previsto que sucediera la semana anterior- desde el sector vitivinícola volvieron a expresar su rechazo porque "atenta contra la industria vitivinícola, contra el sector gastronómico y el enoturismo de dicha actividad productiva". Consideraron que el camino es el "diálogo y el consenso".

El lobby de esa representación del negocio sectorial no es novedosa, ya se puso en práctica mientras ocurrió el debate en comisiones. La Ley de Alcohol Cero es impulsada por la Fundación Estrellas Amarillas que encabeza la pampeana Silvia González y por otras organizaciones de familiares de víctimas de siniestros viales. En La Pampa ya está vigente y tiene adhesión de varios municipios, entre ellos el de Santa Rosa.

Pero a nivel nacional aparecieron sugestivas demoras. Se esperaba la semana anterior un dictamen concreto, que fue postergado.

Y tan justo en este momento, a más de un mes de la última reunión de la Comisión de Transportes a cargo del radical Jorge Rizzotti -a la que asistieron especialistas y referentes del sector vitivinícola- los referentes de ese negocio ratificaron su postura en contra de la iniciativa.

A través de un comunicado, la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar) -que estuvo presente en el tratamiento del problema- se manifestó "en favor del diálogo y la búsqueda de consensos", y confió en lograr "una reforma superadora" de la actual Ley de Tránsito a nivel nacional que haga foco en "la prevención y la educación".

Para el sector, el proyecto de ley de alcoholemia cero al volante "atenta contra la industria, el turismo, la gastronomía y el enoturismo de una actividad productiva hoy presente en 18 provincias argentinas", y remarcaron que "la Argentina sería el primer gran país productor de vino en aplicarla".

"Un fuerte impacto"

Ante la posible aprobación de la ley que "sólo baja de 0,5 a 0 el límite de alcohol en sangre permitido para conducir" en todo el país, la entidad consideró que tendría un "fuerte impacto sobre los hábitos culturales de los argentinos, su salud".

Además, recordaron que en 2013 la Argentina fue "el primer país del mundo en declarar al vino como su Bebida Nacional", en reconocimiento al valor cultural del mismo y su rol en la identidad nacional.

"Sería absurdo que un país grande, vitivinícola por producción y consumo como Argentina, avance con una ley de estas características", afirmó el presidente de Coviar, José Alberto Zuccardi.

Pidió "habilitar nuevos enfoques fuera del reclamo estrictamente sectorial, que vayan más allá del límite de tolerancia cero que en sí mismo no soluciona el problema y aborden integralmente dicha problemática haciendo foco en la prevención y en la educación".

En este sentido, además de considerar la inviabilidad técnica y legal de la tolerancia cero, desde los sectores vitivinícola, turístico y gastronómico aseguran que "una ley de alcoholemia cero al volante no sería la solución frente al problema creciente de los accidentes de tránsito en la Argentina".

En ese sentido, plantean la necesidad de una "política pública integral y por consenso acompañada de acciones como controles policiales viales eficientes y constantes; formación de los conductores; campañas de prevención y concientización; generación de leyes que apunten a la prevención; y acciones especialmente dirigidas a los jóvenes, quienes están involucrados en el mayor porcentaje de accidentes de tránsito".

Números e interpretaciones

Carlos Fiochetta, gerente General Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), había manifestado en la última reunión informativa: "Queremos ser parte de la solución y de discutir este problema y poniendo la cara. Somos una actividad que decidimos estar presente y proponer soluciones", concluyó: "Creemos y estamos convencidos de que este problema se aborda con soluciones concretas, consensos, con discusión y no con soluciones facilitas como las que se proponen".

Además, dijo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), sólo 23,8% de los siniestros viales en los países de la región son provocados por presencia de alcohol en conductores; y, en los lugares en donde rige la Tolerancia Cero, estas cifras no han disminuido.

En tanto, resaltaron que "de los cinco países del mundo con mejores índices de seguridad vial en función de la menor siniestralidad, en ninguno de ellos hay Tolerancia Cero". En Dinamarca, Suiza y Países Bajos su límite de alcohol es de 0,5 gramos por litro de sangre; Reino Unido, 0,8 g; y Suecia -el país más avanzado en materia de seguridad vial-, 0,2 g.

Actualmente, el límite de 0,5 vigente en la Argentina es compartido por países como Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, España, Italia, Francia, Alemania y Suiza; mientras que la Tolerancia Cero se aplica en países como Afganistán, Arabia Saudita, Bangladesh, Egipto, Hungría, Kazajstán, Libia y Senegal.

También te puede interesar...