La Pampa

Planta de biomasa: la semana que viene definen nueva fecha de la audiencia pública

Le pidieron a la consultora que adapte el proyecto a la ley vigente. "Se podía avanzar con la ley anterior, pero para que no haya ningún tipo de confusión preferimos pedir la actualización", dijo a El Diario Fabián Titarelli.

El Gobierno provincial ya tiene decidido convocar a la audiencia pública relacionada con la instalación de la planta generadora de energía por biomasa en la localidad de Lonquimay. Ese trámite se realizará, a más tardar, la semana que viene.

La audiencia original estaba programada para el pasado 9 de agosto, pero se suspendió luego de un pedido de los legisladores radicales al subsecretario de Ambiente, Fabián Titarelli, que lo terminó concediendo.

Ahora, además, le pidieron a la consultora que adapte el proyecto a la ley vigente. "Se podía avanzar con la ley anterior, la 1914, pero para que no haya ningún tipo de confusión preferimos pedir la actualización", confirmó ayer a El Diario Fabián Titarelli.

La decisión de postergar la audiencia, según las propias autoridades del área, obedeció directamente al pedido formulado por el bloque de diputados y diputadas del radicalismo, quienes casi en el mismo acto en que formularon la petición mediatizaron también sus demandas.

Fue notable en los días previos que el interés que mostraron las autoridades de Lonquimay por explicar el proyecto -con el intendente Manuel Feito a la cabeza- se multiplicó en medios de comunicación y también en la población en general, puesto que por la cantidad de inscriptos para participar de la audiencia (más de 50 personas, según se dijo oficialmente) no puede deducirse que el tema hubiera estado justamente oculto bajo la alfombra.

Interrogante

Tal como planteó El Diario, lo que sí queda bajo interrogante -tras la suspensión oficial- es si al hacer esa jugada el Gobierno reconoce de alguna forma que el radicalismo tiene razón en otra serie de planteos muy críticos que realiza al proceso.

Uno de los aspectos es que ciertos pasos que se dieron y algunas formas de la convocatoria se basan en una legislación que fue derogada en diciembre de 2019, lo cual es aceptado por el oficialismo aunque bajo la explicación de que cuando este proyecto comenzó a andar esa era la normativa en vigencia.

Quizás por eso, ahora, tal como adelantó Titarelli, se va a pedir una "actualización".

El otro cuestionamiento fundamental es que el Gobierno no puso a disposición de la comunidad con herramientas y mecanismos accesibles el informe de impacto ambiental, ya que en general apeló a algunos mecanismos como la necesidad de visitar las oficinas públicas, sin hacer uso de tecnologías básicas y elementales para que pueda accederse a esa documentación a la distancia.

Detalles

La planta de biomasa que se instalaría en la localidad tiene como objetivo aprovechar la fracción de rechazo de los residuos sólidos urbanos (RSU) generados en las microrregiones 1, 2, 6 y 7, mediante la gasificación del combustible sólido recuperado (CSR), produciendo gas de síntesis o "syngas" como combustible de motogeneradores para la generación de energía eléctrica.

La planta de generación de energía a partir de CSR permite además la gasificación de biomasa, con una capacidad de diseño para gasificar 60 toneladas/día de residuos. De acuerdo al proyecto, la planta se instalará en un predio distante a 4,2 kilómetros al este de Lonquimay, abarcando una superficie de 4,5 hectáreas aproximadamente.

Los impactos identificados sobre el medio natural, tanto físicos como biológicos, en relación al aire, están relacionados a las posibles emisiones de ruidos, material particulado, vibraciones y emisiones gaseosas asociadas al desmonte y al movimiento de suelo, nivelación, el tránsito de vehículos pesados, el funcionamiento de la maquinaria y demás movimientos requeridos para la construcción y el transporte de CSR/biomasa.

La iniciativa estima que los impactos sobre el suelo se vinculan en la etapa de construcción y emplazamiento a las acciones de nivelación y compactación, por lo que el impacto es considerado negativo de baja importancia.

En relación a la flora y la fauna, se realizará una modificación parcial del medio pero no se producirá una fragmentación en el ecosistema, ya que se trabajará sobre suelo agrícola. Según se indica en el proyecto, "habrá una modificación significativa del paisaje, debido a que la matriz del sitio está constituida por un paisaje rural. La afectación de las actividades sobre la estructura de la ocupación laboral será positiva. Habrá un considerable aumento de puestos laborales, tanto calificados como no calificados, para el área de influencia del emprendimiento".

También te puede interesar...