La Pampa

Podría cerrar el Merendero “Los Peques” en Santa Rosa

''

En el lugar reciben la merienda unos 25 niños y niñas del barrio ARA San Juan y la zona. Tienen mercadería hasta el próximo lunes y no saben si podrán continuar.

En la calle Bustriazo Ortiz casi Río V, del barrio ARA San Juan, funciona desde hace 2 años el Merendero “Los Peques”, donde reciben la merienda 25 niños y niñas. La iniciativa corre riesgo de no continuar debido a la falta de fondos para comprar la mercadería.

“El merendero lo tengo hace 3 años, el primer año en Zona Norte, cuando vivía con mi mamá. Después me tocó la casa en este barrio y lo seguí acá”, contó Ruth en diálogo con El Diario.

“Cuando era chica pase muchas necesidades. A los 15 años comíamos de la basura , así que cuando pude hice el merendero para que los chicos tengan algo para comer. Antes le dábamos la merienda todos los días, pero hace un tiempo tuvimos que bajar a tres días porque no nos alcanza la mercadería”, explicó.

La mujer pone el comedor de su casa para que sus tres hijos más los chicos y chicas de hasta 12 años puedan merendar. “Para algunos, es la última comida del día, porque no cenan en sus casas. A veces pasan de noche y me preguntan si quedó merienda. Si hay, le doy”, relató la vecina.

Ruth pone el dinero que cobra de la Tarjeta Alimentaria para comprar la mercadería y la leche que necesita el merendero. “Son $12.000 con los que comprábamos harina, azúcar, porque le hacemos rosquitas para los chicos, y la leche, pero se hizo muy difícil continuar porque usamos de 25 a 30 litros de leche”, detalló la mujer.

Así como subieron los costos de la mercadería, se incrementó la cantidad de niños y niñas que concurren al merendero. “Cada vez vienen más chicos, que uno trae al amiguito, otro al hermanito. Vienen de muchos barrios, del Congreso, del Néstor Kirchner, no solo del ARA San Juan”, indicó Ruth.

Merendero 2

En ese contexto, “hicimos una publicación en el Facebook que íbamos a cerrar porque no teníamos para comprar más mercadería. Ahí Los vecinos empezaron a donar premios para hacer una rifa, son pequeños premios como una plancha, un corte de pelo, para juntar plata y seguir funcionando. Estamos viendo cuando lo hacemos”, contó la mujer.

Y relató que, después que se conoció que iban a cerrar, “una señora nos depositó 10.000 pesos, fuimos al mayorista y compramos mercadería. Le sacamos fotos y le mandamos a la mujer para que vea en que se usó la plata. Con eso calculamos que podemos funcionar hasta el lunes que viene”.

El futuro es incierto porque no tiene ayuda de ningún sector. “Ojalá alguien nos ayude. La única vez que nos ayudaron los políticos fue cuando andaban de campaña, pero teníamos que andar detrás de ellos. A mí me decís “no” y no me ves más la cara, pido solo una vez”, detalló la vecina.

Agradeció a los negocios “como una panadería que dona facturas, otro hombre que vende pebetes trae para los chicos un día a la semana” por la ayuda, pero Ruh asegura que si el merendero continúa será por la acción solidaria de la gente más humilde. “El que menos tiene es el que más ayuda”, concluyó.

También te puede interesar...