La Pampa

“La Justicia interviene después que pasan los hechos”

Otras dos escuelas se sumaron al programa “Educación +Justicia” del Superior Tribunal de Justicia. Un grupo de sexto año del Colegio Tomás Mason, de Santa Rosa, asistió a un juicio oral en un caso de violencia de género, y otro del Colegio Claro en el Monte, de Toay, participó de una charla en el auditorio del Centro Judicial.

En ambas actividades, los funcionarios y funcionarias judiciales explicaron sus roles dentro de la organización judicial, hicieron hincapié –entre otros temas– en cómo es el régimen penal para los adolescentes de 16 y 17 años, y subrayaron que “la Justicia solo puede intervenir después de que ocurren los hechos, por eso es tan necesario hacer la denuncia, ya que si no no tenemos manera de enterarnos de que existió un robo o que una mujer fue golpeada”.

Col Mason

Los 28 estudiantes toayenses intervinieron en una extensa charla con la jueza de control, María Florencia Maza; la defensora oficial, María Silvina Blanco Gómez; y el fiscal Oscar Alfredo Cazenave. Durante ella –organizada en el auditorio del Centro Judicial– se exhibió un video que abarcó cuestiones como violencia de género, ciberdelitos, defensa oficial y particular, juicio abreviado, fueros civil y penal, etc.

En el intercambio de preguntas y respuestas entre los tres y los alumnos y alumnas surgieron cuestiones como cuál es la diferencia entre una exposición y una denuncia; qué ocurre si un menor de 16 años comete un delito; si es delito filmar una pelea entre estudiantes en el colegio; etc. Si bien al comienzo solo algunos jóvenes se animaron a formular preguntas, luego el interés fue generalizado.

Violencia de género

A su vez, los 24 estudiantes del Tomás Mason observaron el primer debate del debate en una causa por violencia de género, donde el acusado está siendo investigado por robo y amenazas. A posterior, la defensora oficial María Antonella Marchisio y la fiscal Verónica Silvana Ferrero conversaron durante más de una hora y también respondieron todos los interrogantes de los adolescentes.

Col Mason1

Las consultas no solamente giraron alrededor de lo que habían visto en el juicio, sino que se extendieron más allá. Por ejemplo, las funcionarias explicaron que toda persona es inocente hasta que exista una sentencia condenatoria firme en su contra; que los imputados, mientras son investigados, pueden estar en libertad, excepto que intenten fugarse o entorpecer la pesquisa; que las penas de cada delito son fijadas por el Poder Legislativo y no el Judicial, etc.

Los participantes de la actividad fueron Jorgelina Acebo, Gabriel Aguilar, Tomás Alderete, Maximiliano Arana, Tomás Arce, Camila Balovier, Gina Berreti, Josefina Chamorro, Abril Córdoba, Victoria Córdoba, Abril Fernández, Juana Giménez, Angelina Labriola, Delfina Larrazábal, Lola Larrazábal, Brisa Marrón, Delfina Masulli, Luciano Muñoz, Lourdes Nicola, Tatiana Nungesser, Victoria Páez, David Pagano, Martina Reinoso y Agnese Antonini. Estuvieron acompañados/as por la docente Celia Jacob y la auxiliar Valeria Menza.

El programa “Educación + Justicia” es una propuesta del STJ que tiene como objetivo central propugnar un acercamiento real de la comunidad hacia la Justicia y apunta, fundamentalmente, a los/as estudiantes que están próximos a cumplir la mayoría de edad.

Ofrece a los establecimientos educativos una serie de alternativas pedagógicas, como asistir de manera presencial a un juicio oral, observar un debate real editado, realizar visitas guiadas a los edificios judiciales, participar de simulacros de juicio y compartir charlas como las descriptas más arriba. La iniciativa cuenta con el respaldo del Ministerio de Educación, fue declarada de interés legislativo por la Cámara de Diputados y tiene características únicas en el país.

También te puede interesar...