Ciencia

DART logra con éxito chocar contra un asteroide a 11 millones de kilómetros

La nave ha impactado contra Dimorphos haciendo el último tramo del recorrido de forma autónoma y estando a millones de kilómetros de la Tierra. Tendremos que esperar para conocer si la colisión ha desviado el asteroide.

La agencia espacial estadounidense ha hecho hoy historia, culminando con éxito la primera prueba de defensa de la humanidad contra asteroides por impacto cinético. Un experimento de más de 330 millones de dólares que lleva años gestándose y en el que han participado cientos de organizaciones y entidades, entre ellas la Agencia Espacial Europea (ESA).

Durante la madrugada de este martes, la nave espacial DART -siglas en inglés de "prueba de redireccionamiento de doble asteroide"- se ha estrellado cual avión kamikaze contra el asteroide Dimorphos, una roca de 160 metros que se encuentra 11 millones de kilómetros de nuestro planeta. Acertar en ese 'pequeño' blanco a esa distancia y yendo a unos 22.000 kilómetros por hora ya es de por sí una proeza. Pero es que, además, lo ha hecho navegando de forma autónoma durante el último tramo del recorrido y grabando y transmitiendo en todo momento lo que tenía delante. Todo gracias a las últimas tecnologías que incorporaba la sonda de la NASA.

Dar en la diana no era una tarea fácil: "Hablamos de un objeto de 160 metros y de un cuerpo que en el momento del impacto estará a 11 millones de kilómetros de la Tierra. Es como acertar en un hoyo de golf... en la Luna", explicaba para 20BITS Adriano Campo, físico doctorado en Astronomía involucrado en la misión DART a través de la Universidad de Alicante. Además, habíaotra complicación, que es el hecho de que las últimas cuatro horas de navegación de DART han sido autónomas, es decir, mediante un algoritmo que ha localizado el objetivo y ha llevado a la sonda hasta dar en el blanco.

Así han sido los últimos segundos antes del impacto

A las 19.14 hora local del este de Estados Unidos -1.14 hora peninsular española-, la nave DART -dardo en inglés- se ha estrellado a una velocidad de 6,4 kilómetros por segundo contra la superficie del asteroide Dimorphos, situado a unos 11 millones de kilómetros de la Tierra.

DART se ha hecho añicos contra la superficie, pero la pérdida ha merecido la pena, ya que su impacto ha logrado su primer objetivo: colisionar contra Dimorphos. Se ha optado por esta maniobra porque destruir el meteorito podría haber acabado en desastre con cientos de rocas cayendo sobre la Tierra, explicaba antes del impacto, el administrador de la NASA, Bill Nelson, explicó en Twitter.

En los próximos días comprobaremos si DART ha modificado la actual órbita de Dimorphos alrededor del asteroide de mayor tamaño Didymos.

¿Qué se pretende lograr con la misión?

Si bien ni Dimorphos ni Didymos representa una amenaza para la Tierra, esta maniobra pretende ayudarnos en la defensa ante objetos potencialmente peligrosos que podrían devastar ciudades o regiones de nuestro planeta. Es decir: este sistema binario de asteroides es un campo de pruebas para una futura amenaza real.

Desde hace años, varios observatorios en distintos puntos de nuestro planeta rastrean el cielo nocturno en busca de uno de estos dañinos visitantes. Hasta ahora se han descubierto unos 20.000 asteroides cuya órbita puede acercarlos a nuestro planeta. La NASA considera peligroso cualquiera que supere los 140 metros de diámetro y pueda aproximarse a menos de 10 millones de kilómetros, lo que se traduce en unos 5.000 en total. No obstante, aseguran que de momento no hay riesgo para los próximos 100 años -si bien solo se ha rastreado alrededor del 40% de esos objetos-.

Actualmente, la mayor parte de asteroides que podrían representar un peligro real son de 'pequeñas' dimensiones. Para hacernos una idea, el que acabó con los dinosaurios era de unos diez kilómetros de diámetro, mientras que la mayoría de los que se han catalogado no pasan de unos centenares de metros.

Recordemos que el 15 de febrero de 2013, un asteroide no detectado entró en la atmósfera de la Tierra y explotó sobre Chelyabinsk, Rusia, provocando un estallido en el aire y una onda expansiva que golpeó a seis ciudades de la región. La explosión hirió a más de 1600 personas y causó daños estimados en 30 millones de dólares. El objeto tenía un tamaño de aproximadamente 18 metros. El resultado de un impacto de uno de un tamaño mayor podría tener consecuencias devastadoras.

Lograr desviar a Dimorphos "va a ser fundamental para poder tarar todos los modelos de colisión que ya existen. Así, en el caso de que haya una potencial amenaza futura, en primer lugar, ya conoceríamos cuál sería el efecto de un impacto de este tipo, por lo que podríamos escalar la masa, la velocidad y el resto de los parámetros según las necesidades -según el tamaño, la distancia y la velocidad del asteroide que se acercase a la Tierra-. Se podría incluso tener preparadas una serie de sondas y solo faltaría subirlas a un cohete y apuntar al objetivo. Por lo tanto, conociendo esta posible amenaza con al menos un par de años de antelación, podría ser posible evitarla", detallaba el astrofísico Campo.

¿Hay alguna posibilidad de que con la maniobra de DART hiciéramos que este asteroide, actualmente inofensivo, cambiase radicalmente su rumbo y se convirtiera en una amenaza para la Tierra?

"La respuesta es radicalmente no. No hay ninguna posibilidad de que eso ocurra, está calculado de manera inequívoca", subrayaba para 20BITS Adriano Campo.

¿Y ahora qué?

Aunque el impacto pudo verse en la retransmisión en directo de la NASA, los científicos tendrán que esperar días o incluso semanas para recabar la información necesaria para comprobar si la nave no tripulada ha logrado alterar ligeramente la órbita del asteroide.

Desde la NASA creen que el impacto de DART sobre Dimorphos puede haber provocado un cráter y lanzado pequeños fragmentos rocosos al espacio. No obstante, esto también tendrá que ser comprobado en los próximos días por LICIACube, un pequeño satélite desarrollado por la Agencia Espacial Italiana que observó la operación para tomar imágenes del impacto y enviárselas a los científicos para que las evalúen.

El impacto debería haber desviado la órbita del asteroide Dimorphos, el satélite de Didymos. Posteriormente, se medirá esa desviación. ¿Cómo? Gracias a los telescopios terrestres: se sabe debido a las mediciones hechas desde la Tierra cuánto tardaba Dimorphos en dar una vuelta completa alrededor de Didymos antes del impacto, ahora se tendrá que observar después de la colisión cuánto le cuesta hacer esta misma maniobra. La diferencia de tiempo nos ofrecerá como resultado conocer cómo ha sido el impulso que DART ha entregado al asteroide.

La misión continúa

Dentro de dos años, la Agencia Espacial Europea pondrá en marcha la misión Hera, cuyo objetivo es rodear a Dimorphos, mapeando su superficie, midiendo su masa y determinando el efecto de DART en su órbita. Además, dos CubeSats -pequeños satélites del tamaño de un maletín- aterrizarán sobre el asteroide para recopilar datos sobre la composición y el origen de la roca. Hera tiene previsto su lanzamiento en 2024 y su encuentro con el sistema Didymos en 2026.

El astrofísico Adriano Campo opinaba que, aunque todo salga bien, "es muy posible que tengamos que hacer otro experimento". "En mi opinión, yo creo que lo que se tendría que hacer después es, que si hay parámetros críticos que se quedan sin poder entender, plantear otra misión para aclararlos".

Además, añadía, "este es un objeto de un tipo determinado, hecho sobre todo de rocas, pero no todos los cuerpos cercanos a la Tierra son iguales, algunos son más porosos, hechos de rocas con más porcentaje de carbono y, por tanto, más ligeros. En estos, tal vez la reacción y el resultado de un impacto fuera distinto".

En lo tocante a la misión Hera, desde el equipo de Campo también estudian la parte de la estructura interna tanto de Didymos, el asteroide principal, como de Dimorphos, así como el mecanismo de formación de estos sistemas binarios. "Partimos de la hipótesis de que estos cuerpos se pueden clasificar bajo el tipo "pila de escombros" -rubble-pile en inglés-, un tipo de asteroide formado por rocas de diferentes tamaños unidas solo por la autogravedad o por pequeñas fuerzas cohesivas, es decir, que se forman, muy probablemente, a partir de los restos de una colisión entre asteroides. Conocer realmente el tipo de estructura del asteroide será fundamental para entender el resultado de la colisión", explicaba.

También te puede interesar...