El estadio de Boca a oscuras, con el palco de Diego Maradona como único punto iluminado.

La Bombonera, ese mítico estadio que vibró en innumerables ocasiones con su jugador emblema Diego Armando Maradona en la cancha, en el amanecer de los '80 y en su regreso entre 1995 y 1997, fue la imagen silenciosa del dolor.

Para despedir al ídolo mundial, la cancha de Boca apareció en la noche de este miércoles completamente a oscuras con el palco del Diez como único punto iluminado.

Apenas conocida la muerte del astro, poco después de las 13, muchos hinchas se acercaron a las puertas del estadio para sentir en ese escenario el dolor por la muerte del ídolo. Todo en silencio.

A medida que avanzaba la tarde se fue acercando más gente, con la mirada triste y la incredulidad ante la muerte impactante.

Velas, flores y rosarios se repetían en una especie de santuario montado en la Puerta 3 de acceso a la Bombonera y algunos mensajes en cartulina: "Buen viaje D10S", "Siempre en nuestra vida", "Eternamente gracias Diego, vivís en nuestros corazones".

Sobre la noche, a través de una movida de diferentes clubes, se pactó que los estadios argentinos se iluminen a las 10 de la noche durante 10 minutos, en homenaje a la emblemática camiseta que usó el mejor jugador de todos los tiempos.

Y allí fue la cancha de Brandsen 805 la que dejó la postal más impactante. Primero al brillar con un sentido "gracias" . Luego, las luces se fueron apagando y allí quedó iluminado aquel lugar en el que Maradona tantas veces alentó, saltó y gritó goles de su amado club.