El presidente Alberto Fernández, desde la residencia de Olivos durante el acto central por el Día de la Independencia, pidió "pasar este momento siendo solidarios" y "empezando a reconstruir la Argentina de mañana".

Asimismo, el presidente durante un tramo del acto remarcó con énfasis: "No es verdad que no tengamos futuro".

"Este 9 de julio quiero que sirva para generar la fuerza que todos los argentinos necesitamos para ponernos de pie", expresó el mandatario.

"Vine acá a terminar con los odiadores seriales y a abrir los brazos para que todos nos unamos. No vengo a instalar un discurso único. Celebro la diversidad, no me afecta. Pero necesito que sea llevada adelante con responsabilidad. La primera responsabilidad tiene que estar en no mentir y en respetarnos. Soy el primero que quiere eso", manifestó.

"El odio nos paraliza y nos pone en el peor lugar como seres humanos. La Argentina que se viene y el mundo que se viene tienen que ser distintos", subrayó desde la Quinta de Olivos, donde estuvo acompañado por Héctor Daer y representantes empresariales del grupo de los seis.

"Debemos pasar este momento siendo solidarios y ya empezando a reconstruir la Argentina de mañana. La industria, el comercio, las finanzas, el campo, todos unidos tenemos que reconstruir la Argentina que se viene", consideró.

Estuvieron presentes los titulares de la Unión Industrial Argentina (UIA), la Cámara Argentina de Comercio (CAC), la Cámara de la Construcción (Camarco), la Sociedad Rural, la Asociación de Bancos Argentinos (ABA) y la Bolsa de Comercio.

También el titular de la CGT, Héctor Daer, y otros dirigentes de la central obrera, así como funcionarios y ministros del Gobierno.

Los 23 gobernadores y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, participaron de forma remota.