Durante el recorrido, se inspeccionó el material y herramientas para enfrentar contingencias adquirido por la UTE PAMPetrol PCR y la UTE PCR PAMPetrol según las recomendaciones estipuladas.

En el marco del Protocolo de Monitoreo Preventivo y de Contingencia se monitorearon 156 pozos petroleros en la provincia.

La Secretaría de Energía y Minería, a través de la Subsecretaría de Hidrocarburos y Minería, realizó en conjunto con la Subsecretaría de Ambiente, el control de actividades hidrocarburíferas con el fin de "continuar potenciando la producción y el desarrollo económico provincial para garantizar mayor empleabilidad, competitividad, seguridad, innovación y ampliación de mercados" en el sector.

Dentro de los controles frecuentes y regulares que lleva adelante el Gobierno provincial en el marco del Protocolo de Monitoreo Preventivo y de Contingencia se monitorearon 156 pozos a la vera del río dentro de la línea provisoria de riesgo hídrico así como en instalaciones con potencial riesgo fuera de esta línea.

A través de un trabajo conjunto entre diferentes áreas de gobierno ya fue presentado al sector hidrocarburífero el Plan Quinquenal del Protocolo de Monitoreo Preventivo y de Contingencia que permite contar con una herramienta predictiva, de prevención y de acción ante toda situación crítica que puedan atravesar las operaciones en los yacimientos.

Por otro lado, durante el recorrido, se inspeccionó el material y herramientas para enfrentar contingencias adquirido por la UTE PAMPetrol PCR y la UTE PCR PAMPetrol según las recomendaciones estipuladas en el en el mencionado Protocolo.

Entre el material incorporado en esta primera etapa se destaca la adquisición de absorbentes orgánicos, creados a base de turba y barreras absorbentes con capacidad para captar y encapsular posibles manchas en el río.

El director de Minería Cristián Buss, dependiente de la Subsecretaría de Hidrocarburos y Minería y el director general de Gestión Ambiental, Miguel Fantini, destacaron la importancia de la adquisición de este material para poder responder frente a posibles derrames pensando en la conservación y resguardo de nuestros recursos hídricos.