Un vecino santarroseño quedó detenido. Estaba aislado por ser contacto estrecho de una paciente con coronavirus, pero la policía lo encontró dos veces circulando en la calle.

Un santarroseño pasará diez días preso, con prisión preventiva, por haber violado el aislamiento que le habían impuesto como contacto estrecho de una paciente con coronavirus, su madre, según dispuso la justicia provincial este miércoles.

Este miércoles se realizó una audiencia ante el juez de Control, Daniel Ralli, con la presencia del imputado Rodrigo Valquinta y su defensor, Martín García Ongaro, en la que el fiscal Andres Torino solicitó la formalización por incumplimiento de medidas sanitarias impuestas para evitar la propagación de enfermedades, dos hechos hechos que concursan en forma real entre si.

Concretamente se le imputó haber incumplido la orden de personal de salud de la provincia de la Pampa, según la cual debía permanecer aislado en su domicilio por ser contacto estrecho de su madre, quien era paciente positiva de Covid-19, y con quien convivía. Eso fue comprobado por la policía el 5 de enero mientras fue observado en la vía pública, ausentándose asimismo de su vivienda al día siguiente, mientras personal policial realizaba un allanamiento a fín de proceder a su detención por orden judicial.

El martes se procedió a la detención de Valquinta, y en la audiencia realizada este miércoles, a pedido del fiscal, el Juez ordenó la prisión preventiva del imputado, por lo que deberá permanecer detenido 10 días.