La directora de Género y Diversidad de la comuna apuntó que la reglamentación del aborto "no va a ser un trabajo sencillo, porque como quedó demostrado durante los debates en el Senado, hay algunas provincias argentinas que no quieren cumplir con esta ampliación de derechos".

La directora de Género y Diversidad de la comuna, Gabriela Bonavitta, destacó como "muy positivo el balance de las actividades desarrolladas" en 2020 y reconoció que "mucho de lo que se tenía planificado y pensado para el año se tuvo que dejar a un lado, porque vino una pandemia sin precedentes, que encontró a la actual gestión a pocos meses de asumir su función"

Destacó que "se logró poner los esfuerzos en función de la emergencia y a través de muchísimo trabajo para atender y responder a la problemática se pudo también poner en la agenda social varios de los temas de relevancia relacionados a las políticas de género y diversidad".

"Desde un primer momento nos propusimos y conseguimos ampliar nuestra línea de trabajo a políticas de género y diversidad, y también salir a marcar las responsabilidades de los agresores respecto de las situaciones de violencia por motivos de género, y entonces allí fue que visibilizamos la labor del equipo de atención a varones que ejercen violencia", indicó.

Bonavitta expresó su enorme satisfacción por la aprobación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo "que fue producto de muchos años de compromiso y militancia social en las calles".

"Hemos logrado cambiar el curso de la historia, y ahora comienza un nuevo capítulo para las mujeres, para las lesbianas, para las masculinidades trans, y para las personas no binarias de nuestro país, respecto de su salud y de la elección de maternar", sostuvo.

Agregó que la reglamentación "no va a ser un trabajo sencillo, porque como quedó demostrado durante los debates en el Senado, hay algunas provincias argentinas que no quieren cumplir con esta ampliación de derechos en cuanto a la interrupción voluntaria del embarazo, ya que hay muchos obstructores y obstructoras de derechos, y por eso es sumamente necesario que se reglamente y se garantice su cumplimiento".

"A pesar de que fueron unos pocos legisladores los que se dignaron en el marco del debate por el aborto legal a hablar también de la responsabilidad de los varones respecto de la procreación responsable, y de la paternidad responsable, antes de salir a legislar sobre nuestros cuerpos, lo podemos tomar igualmente como un buen punto de partida. Entonces estoy cada día más convencida de que ese es el camino que tenemos que tomar, donde hay que comenzar a marcar otras responsabilidades, y al igual que como lo hicimos en materia de violencia de género, creo que en el caso de paternidad y procreación responsable también lo haremos, y eso es parte de nuestro desafío para este año", agregó.

Entre las acciones de su área remarcó "la colaboración que prestó la Dirección de Género y Diversidad en lo que fue la organización de una Drag Race, un concurso con el formato de un reality show donde se mostró las diversidades desde otro lugar, como sujetos de producción cultural, de construcción política y de sentido, el cual logró visibilidad a nivel nacional".

También mencionó la implementación de la ordenanza sobre el cupo laboral travesti-trans en la que "todavía hay mucho por mejorar, pero fue importante lograr que por primera vez se diera cumplimiento a la misma en nuestra ciudad".

Agregó que fue importante la sanción de la ordenanza que posibilitó que una mujer víctima de violencia de género ocupara la vacante laboral dejada por su expareja y victimario, una vez condenado y exonerado.

"Ante aquel trabajador municipal que sea encontrado culpable de un delito de violencia de género y por ello sea luego exonerado de su cargo, la vacante laboral resultante podrá ser ocupada por la mujer que acreditase algún tipo de dependencia económica del mismo o su condición de víctima", agregó la directora de Género y Diversidad.