El Gobierno Nacional apunta a encarar obras que permitan mejorar la capacidad de transporte de gas desde el sur del país hacia el norte, en virtud de la saturación de los gasoductos troncales en época invernal.

Si bien la Secretaría de Energía de la Nación anuló una licitación del gobierno de Mauricio Macri para la construcción de un gasoducto desde Vaca Muerta hasta Salliqueló, que atravesaría toda la provincia de La Pampa, existe la posibilidad de que el proyecto sea reflotado.

En tal sentido, todo parece indicar que se estudiará la factibilidad de una obra alternativa y posibles ampliaciones de los tendidos actuales hasta el mismo punto del país.

El secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, dijo que el Gobierno analiza todas las opciones de gasoductos posibles para transportar el gas de Vaca Muerta.

La ejecución de un gasoducto que parta de Tratayén, en Vaca Muerta, y luego llegue a Salliqueló, para luego continuar hacia el norte (San Nicolás) e incluso llegar a Brasil, siempre fue considerada una buena opción para motorizar la exportación de gas natural licuado (GNL) por barco desde Bahía Blanca y, al mismo tiempo, impulsar varios proyectos industriales de envergadura en el polo petroquímico de esa ciudad.

Según el proyecto, el ducto ingresará a la provincia de La Pampa a la altura de Casa de Piedra. Pasará cerca de Chacharramendi, se extenderá entre General Acha y Quehué y llegará hasta un punto entre Macachín y Doblas para ingresar a la provincia de Buenos Aires en cercanías de Rolón y Tomás Anchorena. De allí arribará a la planta de Saturno, en inmediaciones de Salliqueló.

"Estamos analizando todas las opciones de gasoductos posibles", señaló Martínez.

El Gobierno apunta a encarar obras que permitan mejorar la capacidad de transporte de gas desde el sur del país hacia el norte, en virtud de la saturación de los gasoductos troncales en época invernal.

Entre otras medidas, se van a poner en marcha algunas obras como ampliaciones parciales o loops que permitirán aumentar en 10 MMm3/d la capacidad de los gasoductos actuales.

En diciembre pasado la Secretaría de Energía derogó la resolución con la que el gobierno de Mauricio Macri convocó a una licitación para la construcción de un gasoducto que permitiera evacuar la producción de Vaca Muerta, con una inversión proyectada de USD 2000 millones, y en su lugar decidió analizar "mejores alternativas" de transporte de los recursos.

La Resolución 448 derogó la Resolución 437 del 30 de julio de 2019 firmada por el entonces secretario Gustavo Lopetegui, que convocaba a la construcción del proyecto con el otorgamiento de una licencia de operación por 35 años.

De todas maneras, Martínez le encargó a la Subsecretaría de Hidrocarburos de la Nación que estudie la factibilidad de una obra alternativa y posibles ampliaciones de los tendidos actuales hasta el mismo punto del país.

Fuentes confiables señalaron que la caída de la licitación fue consecuencia de ciertas condiciones fijadas por el proyecto que impulsó la administración de Mauricio Macri, como por ejemplo su excesivo costo y los plazos de adjudicación del nuevo gasoducto troncal, que incluía un régimen especial tarifario al que accedería quien fuera adjudicado con la obra.

El plazo de la concesión era por 35 años, ampliables a otros 10. También se otorgaba un régimen especial durante 17 años, mediante el cual no se iba a poder intervenir en la tarifa que implicara a los volúmenes de gas transportados.

La nueva administración señaló en su resolución que se llevará a cabo una evaluación técnica y legal a fin de considerar las mejores alternativas de construcción de un nuevo gasoducto y/o la ampliación de las capacidades de transporte.

El objetivo es "la evacuación de gas natural hacia los centros de consumo".