El reclamo de los acompañantes terapéuticos que trabajan para la Provincia se mantiene. Lorena Fernández, una de las trabajadoras, dijo que hay atrasos que van desde los 3 a los 10 meses para poder cobrar.

“Queremos que nos escuchen y nos vean”, le dijo a El Diario. Detalló que, dependiendo del área de Gobierno que reclame sus funciones, cobran entre 70 y 170 pesos la hora.

“En mi caso estoy acompañando a tres niños. Los retiro del hogar y tenemos que ver a qué lugar lo llevamos a hacer la actividad. Puede ser una actividad social, o ayudar con actividad de la escuela, con el grupo familiar, es un espectro infinito... Ponemos nuestro vehículo, nuestro combustible, buscamos un espacio físico que puede ser nuestro hogar, un café, un gimnasio... Todo lo pagamos nosotros”, describió.

“A una compañera hace 10 meses que no le pagan. Y no quieren ser expuestos porque no quieren perder ese poco y nada que tenemos”, advirtió. “Queremos que sepan que estamos trabajando, hacemos lo que podemos pero parecemos que somos invisibles”.

A eso se suma que son monotributistas. “Pagamos nuestros aportes, al no cobrar no podemos pagar los aportes. Hay que pagarlo todos los meses, tener un contador, es toda una tarea gigante de deshumanización hacia nosotros donde el Estado se ahorra un montón de plata y tarda por lo menos 3 meses en pagar”, detalló.

Dijo que han hecho reclamos y “todos saben que no cobramos, hay gente que llama día por medio o todos los días para saber qué pasa con la facturación”.

Aunque hay un proyecto de ley en la Legislatura provincial para abordar la situación, Lorena dijo que decidió “ponerse en campaña” porque “no puede ser que un acompañante terapéutico tenga que pedir una caja de alimentos porque no le pagan por el trabajo que hizo”.