En un documento firmado por un dirigente pampeano reclamaron el consenso entre las distintas fuerzas para “garantizar la paz” en una Argentina “convulsionada, descreída y desesperanzada”.

El Movimiento nacional de la Militancia Radical (MNMR) reclamó que “las autoridades y todo el sistema político, asuman con responsabilidad la necesidad de restablecer un clima de diálogo político constructivo y respetuoso, que contribuya a devolver a las instituciones democráticas y republicanas el prestigio y la credibilidad indispensables para garantizar la vida y la paz en una Argentina cada vez más convulsionada, descreída y desesperanzada”.

La declaración pública, firmada por el presidente del Comité Radical de Toay, Mario González, fue realizada tras el asesinato de Víctor Fabián Gutiérrez, exsecretario privado de Cristina Fernández..

Aseguran que la forma en que se abordó “deja nuevamente de manifiesto el descrédito de las instituciones frente a la ciudadanía, así como frente a los reiterados hechos de violencia contra las personas y contra la propiedad ocurridos”.

“Todos los ilícitos deben ser denunciados y condenados con claridad, sean estos de origen institucional, perpetrados por desconocidos o abusos domésticos, tengan motivación de género, de inclinación sexual, finalidad política o sean delitos comunes, estén destinados a productores agrarios, a periodistas, a testigos en causas de alta relevancia institucional o a la ciudadanía en general”, indicaron.

“No habrá salida a las angustias del presente sin la plena vigencia y correcto funcionamiento de las instituciones del Estado, que garanticen la tranquilidad, la equidad y la justicia, asegurando la paz y la unidad nacional, como tampoco la habrá si no se responde efectivamente frente a las necesidades de contención social, de convivencia política y de recuperación económica, con equidad en el esfuerzo”, señalaron.

“Convocamos a los líderes políticos, económicos y sociales a promover y garantizar la convergencia de todos los actores de la vida social de nuestro país para afrontar una coyuntura de extrema gravedad que requiere de un esfuerzo común y participativo. Sin conductas que respalden los discursos, nada de eso será posible”, finaliza el documento de la agrupación radical.