El fiscal de Delitos de Violencia Familiar y de Género, Walter Martos -junto al fiscal Oscar Cazenave- acusó al cura santarroseño Hugo Pernini, por abuso sexual con acceso carnal, agravado por haber sido cometido por un ministro de culto. Además el pasado viernes pidió la elevación a juicio.

Martos explicó que luego de la denuncia y de la instrucción, resolvió acusar a Pernini y pedir la elevación a juicio. “Después de la denuncia se inicia la investigación. Esto puede terminar en el sobreseimiento o en la acusación. Para nosotros hay suficientes elementos para hacer la acusación y pedir la elevación a juicio”, dijo el fiscal a El Diario.

Pernini -quien era capellán en la Unidad 4- fue denunciado el año pasado por abuso sexual simple gravemente ultrajante y con acceso carnal por haber mediado amenazas y abuso en una relación de dependencia calificado por pertenecer, el autor del hecho, a un culto -sacerdote-, todos como delito continuado.

Hay unos 15 testimonios que respaldan la acusación y elementos informáticos, de cuya apertura se obtuvieron pruebas. Además se hicieron cropquis del lugar donde ocurrieron los hechos, coincidentes con lo relatado por la víctima.

El denunciante fue un joven catequista que hoy tiene 30 años y acusó al sacerdote de haberlo violado en reiteradas oportunidades cuando era adolescente, en Santa Rosa. Según lo que contó la víctima, ocurrieron en la casa contigua que ocupaba el sacerdote en la Iglesia de Luján, en la calle Lope de Vega. Allí concurría porque había ingresado al Grupo Espíritu Santo de esa parroquia.

El joven lo describió como “un depredador sexual” y aseguró que “todo hombre, adolescente o niño que había ido a la Iglesia de Luján, sabía”.

Ahora intervendrá l juez de Control Carlos Chapalcaz quien definirá si el caso pasa a juicio de audiencia. En esa etapa se deberá definir si lo juzga un tribunal unipersonal o de tres magistrados.