El diputado Martín Maquieyra entrevistó en las redes a la presidenta del PRO y criticaron el control de la circulación en La Pampa por la pandemia. "Por todos lados salió esta especie de enano fascista, personas y gobernantes, sin ningún tipo de flexibilidad", tiró la exministra macrista, Patricia Bullrich.

La exministra de Seguridad del macrismo, Patricia Bullrich, junto al diputado nacional por La Pampa, Martín Maquieyra, cuestionaron las medidas de control de circulación en la provincia, en el marco de la pandemia del coronavirus, durante una entrevista que organizó el legislador en sus redes.

maquieyra bullrich

"Estamos los que defendemos la libertad y por otro lado salió esta especie de enano fascista, personas y gobernantes sin sentido común, sin ningún tipo de flexibilidad", dijo Bullrich, que hizo tándem con el legislador piquense para reprocharle al gobernador Sergio Ziliotto el control de ingresos y egresos y la exigencia de aislamientos de 14 días en el marco de la pandemia mundial.

Maquieyra se montó en el reclamo del grupo "Abran La Pampa" y no ahorró críticas a pesar de las flexibilizaciones que dispuso el gobierno provincial y el anuncio de que se contemplará un operativo especial para las fiestas de fin de año.

El diputado reprochó que se cumplan nueve meses sin transporte de larga distancia. "Dos o tres meses era lógico frente a una cosa desconocida que estaba pegando muy fuerte en España e Italia, países en los que nos reflejamos mucho, para preparar el sistema de salud", concedió Bullrich. "A partir de ahí, lo que se ha hecho no se entiende", criticó.

La exfuncionaria macrista aprovechó el caso de Abigail, en Santiago del Estero, para cuestionar  el control estatal de la cuarentena. "Tanta falta de libertad, tan poca confianza en la gente para que se cuide y haga las cosas bien. Lo único que quieren es volver a su provincia. ¿Si no pueden ir a la facultad que se va a quedar haciendo un pampeano acá?", se preguntó, a pesar de que la provincia acompañó el regreso de los estudiantes con alojamiento en hoteles a su cargo, para cumplir el aislamiento preventivo de 14 días.

"Hay una comparación muy fuerte entre los que defendemos la libertad y esta especie de enano fascista que salió por todos lados, enorme cantidad de personas, gobernantes, sin ninguna flexibilidad ni sentido común", azuzó.

Bullrich reclamó "sentido común porque alguien no puede moverse y su hijo está a 700 kilómetros pero el presidente cena sin barbijo con Evo".

"Hay que luchar por la libertad. En esta cuarentena mucha gente la volvió a valorar, con mucho dolor, pero es importante", resumió.

Bullrich y Maquieyra coincidieron en pedir un protocolo único para circular en todas las provincias.  "No hay fronteras internas. El país no tiene la república independiente de Formosa ni la república independiente de La Pampa", lanzó.

"Si hay una alarma, un rebrote en algún lugar, la gente lo va a entender y va a tener más cuidado", contrapuso.

Por otra parte, consideró "una hipocresía" el aislamiento porque en las grandes ciudades, aseguró, no se controla. "Por ahí en La Pampa es distinto porque todos se conocen y lo ven en la calle", deslizó.

"Es todo un gran montaje, hicimos cuarentena nueves meses y lo único que logramos son 4 millones de desocupados y miles de empresas y comercios caídos, y todos los chicos sin colegio. Es terrible. Si hubiéramos tenido el mejor resultado del mundo, pagándolo caro, lo entiendo. Pero somos el cuarto país con muertes en el mundo", reprochó.

Bullrich consideró, aunque sin explicar la forma de hacerlo, que tendrían que "haber dejado crecer la curva rápido, aunque pudiéramos tener un cuello de botella, para después bajarla más rápido".

Finalmente, pidió que el Ejército, Gendarmería y las universidades se sumen al próximo operativo de vacunación contra el coronavirus.