En medio de la crisis económica provocada por la pandemia, el dato alentador es que la coparticipación dejó de caer. En mayo la reducción había llegado al 26,3%.

 El mes de junio comenzó a mostrar signos de recuperación de la actividad económica por el ingreso de la mayoría de los distritos del país en la fase de distanciamiento social para afrontar la pandemia de Covid 19. Si bien, los números siguen mostrando que la recaudación impositiva sigue cayendo en comparación con el año pasado, el dato positivo de junio es que la caída es menor a mayo.

"La caída, en términos reales, de los recursos de Coparticipación para el conjunto de provincias alcanzó, en junio, 11,7%. En la sucesión de meses que van de marzo a mayo es posible observar el efecto in crescendo de la pandemia sobre la recaudación: -11,4% en marzo, -17,9% en abril, -25,9% en mayo. El dato de junio muestra, en cambio, una reducción de la caída", informó el Centro de Economía Política Argentina (CEPA).

Una situación similar se registró en La Pampa, donde la caída de mayo había sido del 26,3% y en junio fue del 12,6%, también negativo. "La evolución es similar si se considera el promedio simple de la evolución real de las transferencias para cada provincias (-11,5% en marzo, -18,7% en abril, -26,6% en mayo y -12,5% en junio). La que sufrió una menor pérdida en la recaudación en términos reales por recursos de Coparticipación fue Buenos Aires, con una caída de 8,6%. En el otro extremo, la más afectada fue Santa Fe, que computó -15,3%. El escenario, salvo por el caso de Buenos Aires, presenta poca dispersión y todas las provincias pierden por encima de 10%", detalló el CEPA.

La entidad estimó que "en junio habrá una caída de la recaudación por IVA en torno al 18,7%. Esta aproximación se realiza considerando las transferencias de Coparticipación, que se conforman en buena parte por la recaudación de este impuesto. Este dato implica una reducción sensible respecto de la caída del mes de mayo (-34,2%), y más cercana a las estimaciones de marzo (-13,5%) y abril (-16,9%). La evolución del IVA en términos reales resulta un termómetro preciso del desempeño del consumo en dicho mes".

En el análisis general, el CEPA explicó que "las medidas sanitarias de aislamiento dispuestas por el Poder Ejecutivo Nacional y acompañadas por distintos niveles del Estado significaron una importante paralización económica. El contexto económico argentino en la etapa pre COVID-19 ya era complejo y con las medidas de aislamientos dispuestas por la pandemia esta situación se agravó sensiblemente. En estas circunstancias, la recaudación de los niveles nacionales, provinciales y municipales se ha visto sensiblemente afectada, tanto por la reducción del monto de impuestos y tasas derivado de la inactividad, como por el atraso en el pago de los mismos".