Según un informe del CEPA, la baja interanual fue del 11,7%, cuando en mayo había sido del 25,8%. En ese sentido, el centro estimó que la recaudación por IVA bajó 15,5 puntos menos que el mes pasado.

El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) difundió un informe este miércoles, en el que advierte una reducción mensual de casi 14,2 puntos en la caída de los recursos que las provincias obtuvieron en junio por la Ley de Coparticipación.

Según el trabajo firmado por Hernán Letcher y Luciano Foggia, las transferencias de Coparticipación para el conjunto de provincias se ubicó un 11,7% por debajo, en términos reales, de los observado en junio de 2019. En mayo, la contracción real interanual había sido del 25,8%.

Provincias como Santa Fe, San Luis, Formosa, Misiones y Córdoba, sufrieron contracciones de entre 13,5% y 15,3%. De todas ellas, Formosa es la que posee una dependencia más fuerte de las transferencias por Coparticipación ya que el 93,4% de sus ingresos provienen de dicha fuente.

 Por el contrario, la pérdida de recursos en la Provincia de Buenos Aires se ubicó muy por debajo de la media y fue la única que no superó el 10% en relación al mismo período de 2019.

 Teniendo en cuenta que, el año pasado, el 86% de las recursos de Coparticipación se nutrieron del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y del Impuesto a las Ganancias, el CEPA realizó una estimación de la caída real en la recaudación por tales impuestos durante el mes que acaba de finalizar.

Los resultados arrojaron un declive del 18,7% en lo recaudado por IVA, cifra que se ubicó 15,5 puntos por debajo del 34,2% verificado en mayo, situación que refleja cierto repunte en la actividad económica tras los estrictos confinamientos en todo el país para prevenir los contagios de Covid-19.

Paralelamente, por Ganancias se espera que el Estado obtenga un 20,9% menos que en junio de 2019, aunque en mayo y abril las pérdidas habían sido del 24,9% y del 27,4%, respectivamente.

El centro de estudios realizó este trabajo con el objetivo de monitorear el impacto en la actividad de la pandemia de coronavirus a través de la recaudación estatal.

"El contexto económico argentino en la etapa pre Covid-19 ya era complejo y con las medidas de aislamientos dispuestas por la pandemia esta situación se agravó sensiblemente. En estas circunstancias, la recaudación de los niveles nacionales, provinciales y municipales se ha visto sensiblemente afectada, tanto por la reducción del monto de impuestos y tasas derivado de la inactividad, como por el atraso en el pago de los mismos", sostuvo el CEPA.