El exgobernador desautorizó a la intendenta de Pico, Fernanda Alonso, que había puesto en duda una eventual candidatura suya en las legislativas del año que viene. "Los muertos que vos matáis gozan de buena salud", advirtió.

El exgobernador Carlos Verna no se baja del ring de la política y alentó las especulaciones sobre una posible candidatura el año próximo. "Los muertos que vos matáis gozan de buena salud", tuiteó este sábado, un mensaje que dedicó a "los que festejaron" una eventual renuncia a cualquier candidatura.

De esa forma, Verna desautorizó a la intendenta de Pico, Fernanda Alonso, que había mencionado el viernes en una entrevista con El Diario que no creía que el exgobernador fuera candidato a legislador por el oficialismo en las elecciones del año próximo.

verna twwe

Alonso, que fue ministra de Verna durante el último período de gobierno, había reculado unos minutos antes este sábado, también por las redes sociales. "Para los preocupados o preocupadas. No soy la vocera de Carlos Verna, tampoco necesita uno. Solo es una apreciación personal en función del contexto de pandemia", dijo, sobre sus dichos.

"También opino -aclaró- que es el mejor candidato para todos y todos. Vamos Carlos!", completó.

verna 2

Desde hace unas semanas corre el rumor de una posible candidatura de Verna en las legislativas nacionales. Inclusive se menciona que estaría acompañado en la fórmula con la kirchnerista María Luz Alonso, mano derecha de Cristina Fernández en la presidencia del Senado por estas horas.

Ahora, el propio Verna le dio crédito a las versiones y operaciones. Avisó que no lo jubilen antes de tiempo. Como para que quede claro el mensaje, eligió una foto para la publicación en la que aparece votando.

A principios de 2019 Verna se bajó de una reelección porque debía someterse a un tratamiento de un cáncer que le apareció. Bendijo como  sucesor a Sergio Ziliotto, un compañero de ruta de toda su trayectoria política. Con los resultados positivos a su tratamiento médico, este año la incógnita sobre el futuro político de Verna inquieta a propios y extraños.

Dentro del PJ algunos sostienen que el binomio Verna-Luchy sería la mejor forma de apagar cualquier enfrentamiento o disputa interna en el oficialismo a la hora de definir nombres y dirimir espacios de poder en los comicios de medio término. Hay varios espacios en pugna dentro del oficialismo: vernismo, un incipiente ziliottismo, el kirchnerismo, los intendenes que en su momento se nuclearon detrás de la figura de Oscar Jorge, el marinismo, y también las organizaciones y movimientos sociales que acompañan.

La declaración de Verna  llegó precedida de otra movida política en el peronismo provincial, una especie de reconciliación del presidente del PJ, Rubén Marín, con el gobernador Sergio Ziliotto. Su hijo, el diputado provincial Espartaco Marín, fue el encargado de avisar que el viejo líder había retomado el diálogo con el gobierno provincial después de quejarse agriamente semanas atrás porque desde el principio de la gestión nunca lo habían llamado por teléfono "ni siquiera para saber si uno está vivo".

El año próximo se vence el mandato de los senadores Daniel Lovera, Norma Durango (PJ) y de Juan Carlos Marino (UCR). También hay renovación de bancas en diputados. Eso abre lugar a negociaciones y alentar aspiraciones de dirigentes con ansias de poder.

Las declaraciones de la intendenta Alonso patearon el avispero. Habló durante una entrevista con en El Diario el viernes último y consultada sobre la candidatura de Verna, sobre la base del diálogo que mantiene con el exmandatario, adelantó: “Yo no creo que vaya a ser candidato”. Aunque reconoció que “ojalá lo fuera, es lo mejor que nos puede pasar, pero no lo veo”.

La intendenta piquense agregó que “él está tranquilo, no fuera de la política porque sigue muy activo, pero creo que está condicionado por esta cuestión de la pandemia, se está priorizando y me parece muy bien que lo haga”.