Ziliotto también reveló que, actualmente, entran y salen unas mil personas a la provincia. Son aquellas vinculadas al servicio de transporte, que viajan sobre todo a lugares de circulación del virus.

“La circulación comunitaria es lo único que nos puede llevar a dar marcha atrás”, sostuvo el gobernador Sergio Ziliotto en la entrevista con este diario.

El mandatario pampeano fue consultado sobre diferentes temas, entre ellos los casos de violación del aislamiento social y obligatorio ocurridos este último tiempo en la provincia.

- La apelación a la conciencia social estuvo desde el primer día. Sin embargo, siguen apareciendo situaciones como la de Acha, de Anguil. ¿Tiene pensado endurecer los controles, o alguna alternativa más frente a este tipo de situaciones?

- Creo que hemos puesto en marcha todas las herramientas que teníamos desde el Estado. El control policial ha sido muy eficiente, y segundo una actitud de la Justicia de realmente aplicar la normativa como corresponde. No nos olvidemos que en Acha se está investigando la posible violación del Código Penal por la pandemia sino también las carreras de galgo que no están autorizadas. Yo siempre dije que el control del Estado no era infalible y que todo cerraba con responsabilidad social. Yo creo que la enorme mayoría de los pampeanos cumple y eso es lo que a nosotros nos tranquiliza salvo estos casos esporádicos. Tenemos herramientas para enseguida circunscribir todo. Incluso, en aquellas situaciones aleatorias como en el caso de Realicó, con una persona que entra y sale permanentemente de la provincia y poder aislar a todo el resto. Creo que como dijo el ministro Kohan, casos vamos a tener, el tema es cómo lo focalizamos, cómo tenemos herramientas, cómo siempre podemos ir un poco más adelante. La prevención focalizada que empezamos a hacer en Santa Rosa tiene que ver con eso, de cómo actuar en caso de que tengamos un caso en la ciudad para aislarlo inmediatamente y que cada uno sepa qué hacer. Llegar a la sociedad con todas estas herramientas que hoy el Estado las tiene. Además de la Policía y del equipo de Salud, también queremos que la sociedad sepa qué hacer en cada uno de esos casos. Hay un trabajo muy importante y cohesionado entre Salud y la Policía e inmediatamente se individualiza, se focaliza y se aisla.

- ¿Qué tendría que pasar en la provincia para que usted decida volver atrás en alguna fase?

- La circulación comunitaria, creo que eso es lo único que nos puede llevar a nosotros a dar marcha atrás en lo que es hoy lo necesario, lo imprescindible, que es la actividad económica. Sabemos el efecto que está teniendo la pandemia en el AMBA, donde hay desesperación, hay gente que hoy no tiene para vivir. Por eso creo que el mayor patrimonio que tenemos es ese y lo tenemos que defender entre todos. Y a su vez es la última alternativa que tiene el Gobierno Provincial, que es cerrar las actividades económicas. Pero bueno, eso de la única manera en que pudiera darse es ante un caso evidente de circulación comunitaria... el espejo lo estamos viendo en el AMBA. Tiene que haber un escenario de circulación comunitaria para volver atrás. Más que todo porque veo que en la actividad económica hay un gran respeto por las normas comunitarias, a establecer el distanciamiento, a saber cómo tiene cada uno, tanto los empleados como los empresarios, la idea de proteger su presente y su propio futuro. Creo que eso también tiene que ver con todo lo que nos enseñó esta pandemia y nos obligó a internalizar, qué es el compromiso y la solidaridad. Por eso, por ahí hay medidas que no son simpáticas... pero no creo que afecte a nadie que solo de siete días a la semana solo se puedan juntar dos a cenar. No le cambia la vida a nadie pero sí significa poder tener un mayor control desde el Estado y a su vez asegurar menor circulación social, que es lo que a nosotros nos pone de cierta manera en contacto. Nosotros somos una provincia con mucha circulación de personas que vienen del área de circulación comunitaria del virus. Más de 1000 personas entran todas las semanas que vienen de lugares donde hay circulación comunitaria. El nexo de esas personas con los habitantes de la provincia es lo que tenemos que cuidar. En eso es donde hay que ser tan celosos en cumplir los protocolos. Son mil personas que están afectadas al servicio de transporte. No solo el tema alimentario sino también el que tiene que ver con la actividad económica. Por eso estamos haciendo eje en controlar la salud del camionero, porque son un grupo de riesgo para nosotros... por eso es que estamos en la búsqueda activa del virus. De hecho, este fin de semana fueron más de 200 personas las que fueron hisopadas. Esto nos da tranquilidad a nosotros y le da tranquilidad al camionero para con su familia. Y vemos un gran acompañamiento del sindicato. El sindicato nos está acompañando en todo este tipo de medidas, en las charlas de prevención, en los hisopados y en la organización. Y las empresas por supuesto que también. Creo que esto es cuidarnos entre todos y todo el mundo lo ha entendido así.

- Ginés dijo que existía la posibilidad de que La Pampa recibiera pacientes del AMBA. ¿Es posible eso?

- No, ese es un tema que nunca se analizó a nivel oficial. De todas maneras, es imposible trasladar a un enfermo de terapia intensiva semejante cantidad de kilómetros. Segundo, nosotros hoy tenemos una disponibilidad, al día de hoy tengo el informe de 75 camas de terapia intensiva con respiradores. La magnitud del escenario nacional con la disponibilidad de camas que tenemos nosotros tampoco cambia mucho. Aparte, una derivación masiva y metódica de pacientes en terapia intensiva no es lo que está aconsejado. Siempre el sistema sanitario ha tenido integración, nosotros hemos mandado enfermos a Buenos Aires, a Río Cuarto, a Bahía Blanca... hay un esquema, pero para este caso de la pandemia no se ha analizado. Aparte no sabemos cuál sería el beneficio de ese sistema. Además, si uno analiza el último dato de ayer de terapia intensiva es el 54 por ciento en el AMBA. No hay una situación de colapso. Además, más aún con el enorme respaldo científico de la cuarentena por 15 días más. Eso significa postergar el efecto del crecimiento que venía teniendo la pandemia.