El ahora exjefe de Policía, agradeció especialmente al exgobernador Verna por haberlo convocado. Elogió al exministro González y deslizó que el gobernador Ziliotto está mal asesorado, en obvia referencia al actual ministro de Seguridad.

"Quiero por este medio agradecer a todos los que de una u otra manera me han hecho llegar sus saludos, agradecimientos, felicitaciones, buenos augurios, preocupaciones y más….", comienza el texto -a modo de despedida- difundido por el exjefe de Policía, Roberto Ayala, donde explica su portazo al cargo que desempeñaba desde la gestión anterior. 

La renuncia de Ayala se conoció el viernes pasado. Ese día, consultado por El Diario, solo dijo que se iba "por razones personales" y para "preservar la salud". 

Ahora, el comisario escribió una carta donde -entre otras cosas- le agradece especialmente al exgobernador Carlos Verna por haberlo convocado en el cargo -a quién señala como "mi gran líder"-, elogia al exministro de Seguridad y actual diputado provincial, Julio González (a quién referencia amistosamente como "querido Tato") y solo deja críticas, en forma indirecta y sin nombrarlo, para el actual responsable del área, Horacio Di Nápoli.

En el mismo escrito, Ayala también deja un mensaje para el actual gobernador, Sergio Ziliotto: "...decirle que lamento mucho si lo decepcioné, pero si Ud repasa las incoherencias que le hicieron decir sobre Seguridad el 1° de marzo, verá que yo tengo razón cuando me enojo tanto, como le han dicho. Tal vez un día se lo pueda explicar".

 El texto completo del comisario Ayala es el siguiente:

"Quiero por este medio agradecer a todos los que de una u otra manera me han hecho llegar sus saludos, agradecimientos, felicitaciones, buenos augurios, preocupaciones y más….

Decirles que el cargo al que renuncié, me lo ofreció mi gran líder el Ingeniero Carlos Verna, quien siempre me evaluó por lo demostrado en mi trayectoria en el servicio activo de la Institución policial pampeana y no por mi corta militancia en la línea política que integro y a la que seguiré perteneciendo.

Por eso, a Ud. Carlos, mi principal agradecimiento, porque me he sentido bajo su mandato realmente valioso, respetado y considerado. Ud. respaldó que las cuestiones inherentes a la formación del recurso humano, las operaciones policiales, la administración de recursos materiales; las facultades, derechos y obligaciones de los funcionarios policiales; las tareas como auxiliares de la justicia, etc, se rijan por las normas ya establecidas en la órbita del funcionamiento institucional, sin injerencia de los caprichos de funcionarios de turno.

Muestra clara de ello, por el funcionamiento coordinado, ordenado y con excelentes resultados, fue la gestión del Señor Ministro de Seguridad Julio César González, a quien admiro y deseo por este medio agradecerle su permanente respaldo, pero también reconocer su aporte al engrandecimiento de la Institución. Durante su gestión, se bajaron todos los índices delictivos, principalmente se registró el más amplio descenso en la siniestralidad vial y por ende, las víctimas fatales; como nunca se dieron los resultados en la lucha contra el narcotráfico.

También se implementó la asistencia psicológica al personal con evaluaciones periódicas, porque no alcanza con invocar cuidado del recurso humano, si no se toman medidas concretas. Además de impulsarse la modificación de la Ley Orgánica (NJF N°1.064/80), atendiendo la problemática que no se ha solucionado a través de los años, de qué hacer con los vehículos acopiados en las playas judiciales y dependencias policiales, logró la aprobación de una Ley de Compactación a la que solamente restaba la reglamentación y que a la gestión ministerial actual no le ha interesado impulsar porque -obviamente-, no entienden la importancia que tiene la aplicación de esa norma. Ahí siguen apilados los vehículos, ocupando lugar, produciendo chatarra y contaminando el medio ambiente.

Por eso querido Tato, tu gestión es inigualable, tuve el gran honor de acompañarte y por eso implementamos el color adecuado del uniforme del policía pampeano, la indumentaria de verano, los patrullajes en bicicletas y motocicletas de alta cilindrada, la incorporación de vehículos y todo tipo de tecnología, la cobertura con personal y activación operativa de todos los Puestos Camineros, y así podríamos seguir enumerando logros, como ver a los policías interpretando el Himno Nacional en lengua de señas o aprendiendo defensa personal y técnicas de uso racional de la fuerza.

Al todo el personal policial, mi agradecimiento por el esfuerzo, el sacrificio y las ansias de superación que reflejan permanentemente, pedirles disculpas por todo lo que no pude lograr en mi gestión, como la actualización de las leyes que rigen la actividad.

A todos quienes fueron mis colaboradores más estrechos, infinitas gracias por tanta dedicación y esmero por lograr los objetivos que nos habíamos fijado.

A los amigos que tengo en la Fuerza, en actividad y retirados, a mi familia y amistades de otros ámbitos, gracias por el acompañamiento incondicional.

A Sergio Ziliotto nuestro gobernador, decirle que lamento mucho si lo decepcioné, pero si Ud repasa las incoherencias que le hicieron decir sobre Seguridad el 1° de marzo, verá que yo tengo razón cuando me enojo tanto, como le han dicho. Tal vez un día se lo pueda explicar.

A mi gran compañera de la vida, Marcela, mi agradecimiento por acompañarme en tantos momentos gratos que nos dejó la gestión, pero también por apoyarme y principalmente contenerme, en todos los momentos difíciles que he tenido que afrontar.

Como dije al principio, las palabras de elogios, agradecimientos y buenos deseos que he recibido incesantemente de amigos, policías, militantes y dirigentes políticos, referentes gremiales, funcionarios, colegas de distintos lugares del país, periodistas de toda La Pampa, me lleva a despedirme de la función a través de este texto, saludando a todos los habitantes de esta querida provincia, a la que como servidor público he dedicado la mayor parte de mi vida.

A los Comisarios Generales Héctor Lara y René Bossio, flamantes Jefe y Sub Jefe de Policía de la Provincia, desearles todo el éxito que se merecen en la conducción de la Fuerza y, como todo Retirado de la actividad, ofrecerles mi acompañamiento y apoyo incondicional".