El nuevo jefe de Policía le dijo a El Diario que su gestión será una continuidad de la que encabezaba Ayala.

Héctor Lara destacó que le preocupa cualquier denuncia de violencia institucional aunque “el número no es tan significativo”.

Lara, quien esta semana asumió como nuevo jefe de Policía de la provincia en reemplazo de Roberto Ayala, reconoció que el cambio fue “un poco sorpresivo”. “El gobernador me pidio si queria seguir a cargo de la Jefatura, y e ofrecimiento implica la continuidad de la gestion que se venia realizando, que implica una continuacion del gobierno anterior del ingeniero Verna”, remarcó.

El nuevo titular de la Jefatura se venía desempeñando como segundo de Ayala. En una entrevista con El Diario, dijo que el gobernador Sergio Ziliotto le pidió “algunas cosas puntuales” teniendo en cuenta el contexto actual de pandemia y las restricciones que se imponen.

“Me pidio que haga hincapié en que el personal esté bien y dispuesto. Estar cerca de ellos en las cuestiones psicológicas y familiares, porque todo este trabajo produce un desgaste después de tanto tiempo”, detalló Lara, quien destacó como “funamental” el trabajo de la Policía pampeana “y fundamentalmente la predisposicion”.

Valoró que en estos meses “casi no tuvimos pedidos de carpetas médicas” y los que hubo “fueron por cuestiones ajenas, ni siquiera relacionadas al desgaste durante la pandemia”.

“Entre personal en actividad y retirado que fue convocado, tenemos casi 3 mil personas a disposición. Y a veces hay cuestiones personales que los llevan a pedir licencias. Pero ninguna relacionada a lo que pueda ser cansancio o estrés por esta sobrecarga”, resaltó.

 -¿Le preocupa la cantidad de denuncias de violencia institucional durante estos meses?, le preguntó El Diario.

-Son hechos que están denunciados y siendo investigado. El fiscal Carola (de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas) dijo que tiene entre 18 y 20 denuncias en investigacion, que no implica que los hechos ya estén juzgados. Teniendo en cuenta la situación, que hay alrededor de 3 mil efectivos a disposición, todos trabajando a full en esta pandemia, el número no es tan significativo. De todas maneras, con que haya una denuncia nos va a precoupar institucionalmente porque no queremos chocar con la sociedad a la que estamos protegiendo. Pero bueno... algunos casos son materia de investigación judicial y se han tomado medidas. Por supuesto me preocupa, yo voy a defender al personal hasta la última consencuencia que sea defendible: cuando no sea defendible tomará decisiones la Justicia o la FIA. Pero siempre y cuando esté dentro del marco de la ley, voy a defender al personal. Y si tiene que ser sancionado, se está expuesto a esas consecuencias.

 -Desde que asumió pasaron tres ministros, con una impronta bastante diferente cada uno. ¿Significa alguna particularidad esos cambios para la gestión de la Jefatura?

-Todo cargo, el nuestro inclusive, es designado por el Poder Ejecutivo. Tenemos que seguir el lineamiento político que fija el gobernador. Nuestros cargos son circunstanciales. Con Ayala seguimos siempre los lineamienos del Ejecutivo como política de Estado. Si por alguna circunstancia el gobernador considera que alguien no debe seguir, estamos a disposición en todo momento o nosotros podemos renunciar e irnos si no nos gusta porque estamos circunstancialmente en el cargo.