El popularísimo vecino santarroseño, Beto Desuque, dialogando con su mozo predilecto en el bar- restaurante de la calle Pellegrini, por donde pasa casi todos los días para profundizar sobre determinados asuntos o frivolizar sobre otras cuestiones.

Beto Desuque: - Buenas, buenas, pero muuuuy buenas y santas, Fabio querido. ¡Salú esa barra!
Mesero: - Hoooola, Betito querido y del alma, ¿cómo te va, papurri?

Beto Desuque: - Y bien... si llegamos hasta acá, es para pasarla un poco mejor, ¿qué querés que te diga?
Mesero: - Ah... vos decís porque se acabó al invierno.

Beto Desuque: - Ponele. Había que pasar el invierno y ya lo pasamos. Ahora hay que pasar la Primavera. Je.
Mesero: - Por lo menos cambia la onda, capaz...

Beto Desuque: - Ponele que algunas ondas. Hay solcito, pajaritos, flores y lo que ya se sabe. Pero hay personajes oscuros que siguen agazapados, ¡¿qué querés que te diga?!
Mesero: - Y sí. El agite no se frena.

Beto Desuque: - No hay con qué darles a los militantes del invierno y el infierno.
Mesero: - Apa. Qué poeta.

Beto Desuque: - Ponele. La buena onda me pone así. ¡Aparte volvió el fulbo!
Mesero: - Eso te quería escuchar, Betito... me hice el otario para ver si decías algo. ¿Y qué te pareció Boquita?

Beto Desuque: - Al trotecito, nomás, ¿no? Ganó bien, tranqui, casi sin despeinarse ni transpirar.
Mesero: - Medio maletas los paraguayos, ¿no?

Beto Desuque: - Si son ese equipo, la verdad que sí. Y eso que vienen jugando el torneo de ellos. O sea: están en actividad, no como los equipos argentinos, que están con un parate larguísimo.
Mesero: - La vida está con un parate larguísimo, Beto.

Beto Desuque: - Ponele. Pero en esta semana volvieron también las clases. Un poquito, ya sé. Casi que volvieron como para que se pueda festejar el día de la Primavera.
Mesero: - Je.

Beto Desuque: - Al final... fútbol, escuela, Primavera, no nos podemos quejar...
Mesero: - Y coronavirus.

Beto Desuque: - ¡Cómo te gustan las pálidas, eh! Te quejás y eso que ahora tenés permisos para mesas de hasta diez personas... y los comercios funcionan hasta las 10 de la noche, eso también te viene bien.
Mesero: - Ponele, diría Beto Desuque.

Beto Desuque: - Pero en serio: si no hay laburo, porque no hay laburo; si hay laburo, porque es demasiado...
Mesero: - Y sí... todos somos un poco Gata Flora.

Beto Desuque: - Los que no quieren más laburo son los fiscales, habrás visto...
Mesero: - Algo leí. Muchas causas por la cuarentena violada, ¿no?

Beto Desuque: - Ponele. Ahora los tiene re podridos el artículo 205. En algún momento del año fue la “vedette”, pero viste cómo es... todo pasa de moda... Je.
Mesero: - Sos ácido Beto, ¿eh?

Beto Desuque: - Ponele. Pero más o menos en serio te digo: se veía venir que eso no tenía futuro. Van como 12 mil causas por andar circulando, por no llevar barbijo, por una reunión con alguna persona de más...
Mesero: - Bueeeeno, Beto... no caigas vos en el pálida. Estamos en primavera, volvió el fútbol...

Beto Desuque: - Y agregale que tenemos cannabis medicinal...
Mesero: - Bueno, si conseguís sí...

Beto Desuque: - Ponele. Je. Pero te quiero decir que salió el proyecto, nomás. En algún momento parecía que se frenaba, y mirá.
Mesero: - Ahí lo tenemos. Bienvenido sea.

Beto Desuque: - Más vale. Tiene mucho respaldo un proyecto así, eh... a veces puede parecer una pavada, pero es un tema que cruza muchas fronteras de clases sociales, de generaciones...
Mesero: - Ahora hay que verlo caminar.

Beto Desuque: - Claro, para ver si renguea, como dijo el general. Algún defecto aparecerá. Pero sobre todo sería cambiar un poco la mirada, también... digo: ojalá la policía deje de hacer papelones como cuando se manda esos terribles allanamientos para secuestrar una plantita.
Mesero: - Eso sí que sería un cambio cultural.

Beto Desuque: - Ponele. Y nada fácil. Ya lo vimos en la misma sesión: lo que le mandaron a leer a la concejala tiernista iba en ese sentido. No se entendía qué quería decir. Terminó ese manifiesto y no se sabe qué es lo que piensa.
Mesero: - ¿Vos decís que es el discurso de El Loco?

Beto Desuque: - ¿¡Y qué te parece?! A esta altura de los tiempos es un poco vergonzoso tener que leer un discurso... y encima de esa manera... y encima ese discurso. En fin.
Mesero: - Igual le dieron con un caño a la salida.

Beto Desuque: - Justamente. Je. Con un caño por el tema del cannabis. Je. Catalano, el muchacho de la CANNAPAM, le dijo que era un voto a favor del narcotráfico. Picante.
Mesero: - Polémico, como dicen ahora.

Beto Desuque: - El narcotiernismo. Una nueva línea. Je. Eso mismo: una nueva línea. Te lo “redondeo”: Una línea y otra línea y otra línea más...
Mesero: - Estás picante, Betito, eh...

Beto Desuque: - Como siempre pero en cuarentena, papurri.
Mesero: - Che, nada que ver, pero... ¿viste que murió Jorge Satragno, Beto?

Beto Desuque: - Uy, sí... se fue uno de los buenos. Un talento con la flauta traversa. Y un niño-duende ahí donde estuviera. Qué lindo bohemio era ese loco lindo.