Falleció este martes a los 84 años de edad. Estuvo ligado a la construcción del Acueducto del Río Colorado y a denuncias de corrupción en esa obra.

Este martes falleció a los 84 años de edad el ingeniero Carlos Opezzo. El sepelio se llevó a cabo a las 10 de la mañana de este día en el Cementerio Parque. Lo sobreviven tres hijos, Celina, Sebastián y Fernando, un nieto, dos hermanos, sobrinos y primos.

Había sido condenado a tres años de prisión por el pago y cobro de coimas como inspector de obra del Acueducto del Río Colorado, junto al asesor y coordinador de la comisión técnica, Enrique Romero Oneto. Pero un año después, en 2015, el Tribunal de Impugnación Penal determinó que la causa había prescripto al momento del juicio oral y los absolvió.

Opezzo fue contratado por el Estado provincial como inspector de la obra de construcción del acueducto en su tramo Pichi Mauhida – Santa Rosa, en tanto que Romero Oneto era en ese entonces coordinador de la COTARC, y se comprobó que el primero había pagado coimas por un total de 86 mil pesos (en el período 1998/2003) a través de 59 cheques para resultar favorecido por el segundo, con contratos en torno a esa megaobra hídrica.

En la sentencia condenatoria, los magistrados consideraron que ambos imputados utilizaron su inteligencia comercial, exigiendo uno y dando el otro las facturas correspondientes a los cheques cobrados, para que obviamente apareciera la dádiva como una cuestión laboral (supuesto asesoramiento legal) ajena a la actividad que ambos desarrollaban en la provincia.

La resolución del TIP no expresó que el delito no se haya consumado, sino que pasó el tiempo límite para que fueran juzgados de acuerdo a la ley.