Una semana después del ataque de los hermanos Valquinta, se reiniciaron los entrenamientos con niños y adolescentes. El lunes por la mañana se reunieron con el intendente Luciano di Nápoli, que garantizó seguridad y protección.

matadero1

El Club Atlético Deportivo Matadero retomó este lunes las actividades de fútbol infantil y con adolescentes en la cancha del barrio, una semana después de haber sufrido un ataque por parte de un grupo encabezado por dos hermanos Valquinta y la presidenta de la comisión vecinal, Jésica Rosignolo.

matadero2

El presidente del club, Nahuel Benvenuto, le contó a El Diario que la actividad se desarrolló "con tranquilidad" y notaron la presencia de policías controlando la seguridad. Funciona lunes, miércoles y viernes de 16 a 17 horas y bajo protocolos de seguridad por la pandemia. Por la mañana, Benvenuto, junto a dirigentes de la Fundación Wetrache y del merendero Fuerza Joven, se reunieron con el intendente Luciano di Nápoli en el municipio.

Las tres instituciones narraron incidentes protagonizados por los Valquinta en el Centro de Salud, la escuela, el comedor y el centro de acción social. En síntesis, desde que la esposa de uno de ellos, Rosignolo, llegó a la comisión vecinal, interfieren y pretenden imponerse como si fueran los dueños del barrio.

El  intendente Di Nápoli se comprometió a resguardar la actividad en la canchita del barrio y a comunicarse con el ministerio de Seguridad para pedir mayor vigilancia en la zona durante el horario de las prácticas. También dejó en claro que el espacio verde no lo "administra" ninguna institución y que la comuna tiene potestad para regular su uso.

matadero3

El mismo lunes, por la mañana temprano, en declaraciones radiales, el director de Asuntos Vecinales, Lucas Borra, había anticipado que desde el área están analizando la intervención de la comisión vecinal ante la gravedad de los hechos registrados.

Cabe recordar que el lunes pasado un grupo encabezado por los dos hermanos Valquinta interrumpió la actividad en el espacio verde y agredieron a padres de los niños que intentaron salir al cruce. Desde la comisión vecinal se intentaba impedir que el club utilizara el espacio verde del barrio, a pesar de que los dirigentes del club habían obtenido los permisos del municipio e inclusive acordado los horarios.

Hace una semana, el juez de Control, Carlos Ordás, dictó la prisión preventiva durante un mes de Héctor "Sapo" y Jorge Valquinta, acusados del delito de lesiones y amenazas contra el presidente del Club Atlético Deportivo Matadero y padres de los niños que asisten a las actividades de esa institución.

La policía los había detenido el lunes de la semana pasada a la medianoche, luego de una agresión a un grupo de padres y niños del Club Matadero que entrenaban en la cancha del barrio.

El Club Atlético Deportivo Matadero realizaba la semana pasada el primer entrenamiento desde que comenzó la cuarentena por el coronavirus, para niños, niñas y adolescentes. En un momento, un grupo de personas ingresó al terreno para impedir la actividad. 

Según testigos del hecho, un grupo de personas comenzó a agredir a los integrantes del club y a padres de niños y niñas que habían asistido al entrenamiento. En el tumulto, una mujer cae al piso, dónde recibe  un puntapié. La escena fue registrada en un video donde se ve a un hombre patear a una persona en el suelo. Es Jorge Valquinta.

En otro video aparece el hermano, Héctor Valquinta, retirándose del lugar con gritos y amenazas hacia los organizadores de la actividad infantil.