El juez de Ejecución Penal, Martín Saravia, confirmó la situación de hacinamiento en las comisarías y alcaidías de la provincia en plena pandemia del coronavirus. Responsabilizó al Servicio Penitenciario Federal por no dar plazas.

 El juez de Ejecución Penal, Martín Saravia, confirmó el hacinamiento en las comisarías y alcaidías de la provincia. “Hay comisarías donde duermen cuatro en el lugar donde entra un preso”, ejemplificó.

Martin Saravia

El hacinamiento en las comisarías y alcaidías pampeanas viene siendo denunciado desde hace más de una década. Pero la pandemia del coronavirus potencia los riesgos de esa situación. La Jefatura de Policía admitió el hacinamiento. El inicio de contagios de coronavirus en la provincia hizo sonar las alarmas. El fin de semana debieron trasladar y aislar en un hotel a una mujer que estaba detenida en los calabozos de la Seccional Sexta.

“En realidad la pandemia lamentablemente nos ha encontrado con los niveles de hacinamiento más grandes de nuestra historia tanto a nivel nacional como provincial. En ese contexto la situación se complejiza”, dijo el juez Saravia en declaraciones a Radiokermés.

“El año pasado se hizo un congreso y en la apertura el doctor (Luis) Lossi (presidente del STJ) planteó la necesidad de empezar a debatir si es necesario un Servicio Penitenciario propio. Nos debemos ese debate. Esto ya se ve venir desde hace muchísimos años y el gobierno provincial de una manera acertada por el 2007 firmó con el Servicio Penitenciario Federal un convenio para solucionar esta situación por más de veinte años. Recién ahora tendríamos que vislumbrar algún problema si se hubiesen cumplido los convenios”, explicó.

“Ese incumplimiento por parte del gobierno nacional hecho que lleguemos a esta situación actual que perjudica a un gran número de personas condenadas, policías, familiares y demás”, agregó.

“Nunca se han cumplido los convenios ni con Kirchner ni con Macri  ni con Fernández. Nunca cumplió el gobierno nacional. Habría que analizar el poder efectivo del SPF, que nunca se lo analiza, es la única fuerza federal que no se ha democratizado al día de hoy a pesar de los más de treinta años de democracia”, prosiguió.

“Esta situación nos agarró muy mal parados al nivel provincial que nacional”, admitió.

“Primero hay que reconocer el problema que uno tiene. Hay presos alojados en calidad de condenas o preventiva en cualquier comisaria de cualquier pueblo en alguno lugares peores que otros”, lamentó.

En ese sentido, precisó que se usan índices de densidad penitenciaria y cuando supera los  120 está en hacinamiento. “Y nosotros en la Primera de Santa Rosa estamos en 220. Donde debería dormir una persona duermen 2,2. La comisaria Los Ranqueles de Pico está en 450. Dónde debería dormir una duermen 4,5. Así varias, la Segunda, la Alcaidía, con más o menores niveles de densidad”, apuntó.

“Por más barbijo y elementos de higiene que les des, si donde entra uno hay cuatro, no pueden hacer efecto”, concluyó.

En medio de la pandemia, los especialistas plantean que el hacinamiento es muy riesgoso, según recordó.

“En los casos de emergencia no queda otra que la prudencia. Más temprano que tarde esto va a pasar, pero el problema va  a seguir. Tenemos que plantear las bases de cómo solucionarlo”, reflexionó.

“Tenemos que hacer equilibrio para intentar hacer respetar todos los derechos. ¿Qué pasaría si una comisaría estalla? Los malos también van a necesitar camas y respiradores y le van a sacar lugar a los buenos, si queremos ponerlo en esos términos”, razonó.

“Es fácil llevar la discusión al si robo que se joda. Pero tenemos que elevar el nivel de discusión, sobre todo los que tenemos responsabilidades”, indicó.

“No empezaron los contagios. Pero si le sumamos Covid a quienes tienen otras enfermedades, sería un bomba de tiempo, algo muy grave”, alertó.

En cuanto a la posibilidad de crear un servicio penitenciario provincial, dijo: “No puedo dar una respuesta tajante. ¿Es necesario un Servicio Penitenciario propio con cuatro cárceles federales?. Somos de las provincias que más cárceles tenemos. No tenemos tantos presos, pero el Servicio Penitenciario Federal se maneja de acuerdo a su criterio, no hay gobierno nacional ni provincial que pueda comandarlo”, se quejó.

“Utilizan todos los recursos de la provincia de salud, educación, transporte, sin embargo no cumple con la provincia. Eso está muy claro”, insistió.

“Hoy está complicada la situación. Pero hace un año y medio no. Podríamos tener nuestra situación resuelta. Si el Servicio Penitenciario Federal hubiera cumplido no tendríamos estos inconvenientes”, finalizó.