Los trabajadores salineros son esenciales en el marco de la pandemia y cerraron un acuerdo hasta octubre. En ese momento, se reabrirá la paritaria. "No es lo que queríamos, pero fue una negociación muy particular en medio de la pandemia", declaró la Unión Obrera Salinera.

 

En el marco de la paritaria de este año, finalmente el pasado 29 de julio se llegó a un acuerdo paritario con la Federación que agrupa a las empresas del sector. Ese acuerdo consiste en un aumento en los básicos de convenio de un 15%, divididos en un 7,5% a partir de mayo y el otro 7,5 a partir de agosto, con absorción paulatina del incremento solidario del Decreto 14/2020, con vigencia hasta octubre de este año.

Cabe recordar que los salineros realizaron un plan de lucha a principios del año pasado hasta llegar a un acuerdo paritario y, luego, en La Pampa hubo conflicto porque como represalia a las medidas de fuerza echaron trabajadores en la empresa salinera de la localidad de San Martín. Ahora, en el marco de la pandemia, llegaron a un acuerdo parcial, y en octubre volverán a discutir.

"Ha sido una negociación en un contexto muy particular producto de la pandemia que afecta al mundo y de la cual el país no ha quedado ajeno. La enfermedad y las medidas que se han tomado para reducir su letalidad han impactado fuertemente en la actividad económica. Esta situación fue puesta sobre la mesa de negociación por los representantes patronales. La respuesta de la UOSA fue que comprendíamos las dificultades, pero resaltamos que el sector salinero siguió produciendo y los trabajadores poniendo el hombro y corriendo los riesgos. Los salineros no eludimos nuestras responsabilidades y seguimos produciendo materia prima para los alimentos de la población", señaló el gremio que encabeza el secretario general Gabriel Orellana.

"También vale recordar que a poco de empezar nuestra negociación la CGT firmó un acuerdo marco que permitía suspensiones y rebajas salariales. En ese contexto otros gremios pactaban paritaria cero a cambio de preservar puestos de trabajo o suspendían sin fecha sus paritarias. En ese marco la patronal hizo una oferta del 15% repartida en tres veces de 5% cada una, que fue rechazada por el gremio. Los paritarios salineros insistieron con distintas fórmulas para mejorar esa propuesta sin resultado positivo. Ante esa negativa cerrada de los empleadores la alternativa era un plan de lucha, pero hechas las consultas en las distintas plantas se advirtió que no había ánimo para dar esa pelea en este momento. A la angustia provocada por la enfermedad, la caída económica y la incertidumbre, entendimos que no se podía sumar la que supone un conflicto laboral", recordó el sindicato.

"Nuestros paritarios no querían firmar una propuesta que consideraban baja e injusta, se siguió buscando la vuelta, pero finalmente se hizo un último intento que terminó con el acuerdo anunciado, para evitar seguir dilatando la situación. No es el acuerdo que nos hubiera gustado, pero creemos que es lo que mejor se podía hacer en esta situación", admitió.

"En octubre volveremos a negociar para cerrar el año paritario. Ahí apostaremos a la unidad de todos los trabajadores salineros, de todas y cada una de las plantas, grandes o chicas, todas juntas reclamando el salario que nos corresponde. Tendremos que recuperar la mística del 2014", finalizó.