Tras el caso de coronavirus en la Seccional Sexta y la presentación de un hábeas corpus, Héctor Lara aclaró que no sabe si hay "hacinamiento", pero reconoció el amontonamiento en comisarías y alcaidías, que impide un aislamiento social.

El jefe policial Héctor Lara admitió que los lugares de detención locales están excedidos en la cantidad de personas, en un contexto espcialmente sensibles por la pandemia del coronavirus y luego de que se detectara un caso positivo de COVID-19 en la Seccional Sexta.

Esa situación disparó la alarma, generó la presentación de un hábeas corpus, determinó el aislamiento de 20 personas (una mayoría de efectivos policiales), obligó al traslado de la mujer a un hotel para su aislamiento efectivo e instaló interrogantes porque el contagio provino de una médica policial.

Lara admitió en Radio Kermés que está excedida la capacidad de las instalaciones debido a que el Servicio Penitenciario Federal no acepta en sus instalaciones el ingreso de más condenados.

"Cuando se inició la pandemia se hizo un protocolo de actuación del personal policial y de medidas preventivas para las personas alojadas. Hasta el momento no habíamos tenido personas contagiadas, salvo este caso que surgió de un médico del servicio policial", relató el funcionario policial.

Reconoció ante una consulta puntual por el hacinamiento en distintos establecimientos que "tenemos más detenidos de lo que nos permite la capacidad y hemos tenido que adecuar lugares. Solamente en las alcaidías de Pico, Acha y Santa Rosa, hemos tenido que agotar recursos como para poder tener las personas alojadas de la mejor manera", argumentó.

Consideró que no existe en esos sitios un contexto de "amontonamiento" porque "es igual a cualquier lugar donde conviva gente".  También negó que en la Seccional Tercera haya habido una persona detenida contagiada: "Una persona manifestó que podía llegar a ser positivo pero fue descartado por el servicio de salud".