Los responsables del negocio justificaron que reparaban el auto de un médico. 

General Pico (Agencia) – Representantes de la Municipalidad, Policía, Fiscalía y de Relaciones Laborales intervinieron ayer por la mañana en la clausura de un taller mecánico perteneciente a una de las concesionarias de medio, que trabajaba en violación al decreto provincial que estableció la Fase 1 para Pico. Los responsables del negocio, donde había cinco personas, justificaron que reparaban el auto de un médico, pero no lo pudieron comprobar.

Los primeros en llegar al lugar, el taller mecánico y sección repuestos de la concesionaria Génova SA, ubicado en calle 9 entre 118 y 120, fue policías de la Comisaría Tercera luego de ser advertidos por el llamado de un vecino. Minutos después lo hizo el director de Habilitación y Control Comercial de la Municipalidad, Gabriel Martín.

Luego de un par de horas de contactos con la gerencia de la empresa en Santa Rosa, y consultas con diversos organismos, se procedió a la clausura preventiva por el término de cinco días hábiles, a cumplir desde el momento que se levante la cuarentena.

“Lo que constatamos es que estaban funcionamiento normalmente, con el taller abierto y el servicio de repuestos, y con compañía de la policía se efectivizó el procedimiento por los artículos 205 y 239 por la infracción al último decreto”, comentó el funcionario municipal.

Martín recordó que los talleres mecánicos están habilitados a trabajar “siempre y cuando atiendan vehículos afectados a tareas esenciales, de necesidad y urgencia”.

Y fundamentó “hoy estamos en Fase 1 y con una situación epidemiológica complicada, lo que impide lamentablemente que se pueda atender a cualquier vecino y por eso el decreto habla de necesidad y urgencia para servicios esenciales. El servicio mecánico es un servicio esencial, en tanto y en cuanto quien lo requiere esté afectado a algunas de las actividades que hoy están permitidas y necesarias para el funcionamiento de toda la comunidad”.

En el caso del taller de Génova, Martín explicó que “estaban atendiendo un vehículo particular, que la gerencia de la compañía manifestaba que era de una persona que desarrolla la actividad médica, y manifestaban que era de necesidad y urgencia que la persona tuviera el vehículo en condiciones, pero la verdad es que tanto a la Municipalidad como la Policía se le hace difícil comprobar si eso es real o no”.

Y agregó “entendemos que son de necesidad y urgencia los vehículos afectados a las diferentes actividades como policía, bomberos, o personal de salud, que entiendo que este podría llegar a ser el caso, pero nosotros no tenemos forma de constatar que el vehículo pertenece a quien ellos hacen referencia, y en ese sentido que sea además indispensable que la persona tuviese ese vehículo para trabajar”.

Sobre la sanción aplicada, el funcionario municipal indicó que “la clausura es preventiva, lo que hacemos es poner en conocimiento a la empresa de la situación y se va determinar si la falta en la que incurren está justificada, o no”.

Y pidió que “no nos aprovechemos de ninguna situación, es importante lo que hace al funcionamiento de la ciudad y la sociedad en general, y otra cosa es aprovechar a llevar el auto a arreglar porque tengo tiempo de ocio. En realidad, lo que hago en ese caso es comprometer también a un comerciante en su actividad”.

El director de Habilitación y Control Comercial recordó que desde la semana pasada, junto con la policía, se recorren todos los barrios para comprobar con lo establecido por el decreto provincial. En esas recorridas se detectaron en su mayoría el incumplimiento de horarios por parte de comercios que venden alimentos, los cuales fueron infraccionados, por lo que no se descartan nuevas clausuras en las próximas horas.