En los procedimientos, realizados casi al mismo tiempo que al empresario Ruiz Pérez, les secuestraron los teléfonos celulares. Lo mismo hicieron con un hijo del abogado Marcelo Molín, aislado en el hotel UNIT.

Las actuaciones que se hicieron este lunes a la mañana en el marco de la causa judicial iniciada a dos jueces y a un fiscal por violación de la cuarentena, no solo implicaron el sorpresivo allanamiento al empresario achense Carlos Ruiz Pérez en medio de una nota radial.

Casi al mismo tiempo, por decisión del fiscal Jorge Marcelo Amado, la policía allanó los domicilios de los jueces Pablo Balaguer y Miguel Vagge, y del fiscal general Guillermo Sancho, y secuestró sus teléfonos celulares.

Un operativo similar se concretó en el hotel UNIT de esta ciudad, donde se encuentra alojado y cumpliendo la cuarentena por estar contagiado de coronavirus un hijo de Marcelo Molín. El abogado también participó de ese mentado encuentro con los jueces y el fiscal.

Durante una entrevista con El Diario, el empresario Ruiz Pérez había dicho que ni el adolescente ni una hija del juez Balaguer estuvieron el día que se juntaron a comer por el Día del Amigo.

"El secuestro de los teléfonos celulares es para determinar el horarios, las ubicaciones y quiénes es estuvieron en el encuentro", confió una fuente no oficial consultada por este diario.