Lo dijo el gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez. Esa provincia frenó, al menos por ahora, el polémico proyecto Portezuelo del Viento que pondría en riesgo el agua del río Colorado.

Es que el laudo al que está sometido por el gobierno nacional pone en riesgo la continuidad de la obra hidroeléctrica sobre el río Grande, que generó una feroz pelea con La Pampa y a la que se sumaron Buenos Aires, Neuquén y Río Negro.

Después de varios años de insistencia para la concreción de la presa que amenaza con tener un manejo exclusivo de Mendoza sobre el agua del río Grande, el principal aportante del Colorado, fue el propio gobernador de Mendoza reconoció que no gastará "un solo peso" de la plata que llegue a la provincia por Portezuelo del Viento, mientas no haya seguridad de que se pueda terminar.

Después de la reunión del COIRCO del 26 de junio, Mendoza realizó la apertura de sobres el 3 de julio, Pero ahora se escuchan voces, después del pago de la cuarta cuota de Nación para esa obra, de estudiar alternativas.

"No vamos a poner un peso de los mendocinos hasta que no tengamos seguridad de que la obra se puede hacer. Hay que esperar el laudo y la resolución de la Justicia", comentó con énfasis el gobernador de Mendoza Rodolfo Suárez al tiempo que instó a los gobernadores de Neuquén, La Pampa, Río Negro y Buenos Aires a que entiendan que "esta obra también los beneficiara".

Suárez aseguró que el dinero transferido por Nación para la concreción de la obra se encuentran en una cuenta especial esperando la definición y se estudia otro proyecto energético para poder destinar los fondos. "El destino es Portezuelo o alguna otra obra hídrica, como El Baqueano, o solar, como el Parque Eólico del Sosneado, que generarían tantos megas de energía como lo haría Portezuelo".

Suárez explicó que "hay un proceso dentro del COIRCO donde hay oposición a la concreción de la obra", pese a que Nación ya depositó la cuarta cuota del arreglo por la obra. El presidente Alberto Fernández giró esta semana 18.579.735 dólares correspondientes a la cuarta cuota estipulada para la concreción del proyecto. Aunque no se expidió en cuanto al laudo que se someterá el proyecto. Es que el financiamiento de la obra fue producto de un acuerdo extrajudicial de una demanda que Mendoza le ganó a la Nación por haber sido excluida de la promoción industrial que gozaron las provincias linderas.

 En total, Mendoza va a recibir 1.023 millones de dólares en los próximos cinco años. El dinero estaba previsto que se utilice para realizar la presa multipropósito, que comprende la obra civil hidroeléctrica, la traza de las dos rutas y la relocalización del pueblo de Las Loicas.

El problema con el proyecto es por el manejo del agua que hará Mendoza y que afectará al río Colorado, que desde hace años atraviesa una sequía histórica. El pasado 5 de junio el presidente Fernández puso en duda la realización de la obra. Luego, el 26 de junio se realizó una reunión del Comité Insterjurisdiccional del Río Colorado (COIRCO) donde ganó la postura de La Pampa, apoyado por Buenos Aires, Neuquén y Río Negro, que solicitaba un nuevo estudio de impacto ambiental.

Entonces Mendoza solicitó un laudo que aún no fue resuelto. En tanto que La Pampa solicitó a la Corte Suprema que suspenda el proceso licitatorio.