“Se complicó todo, están todos asustados”, cuenta un vecino. El barrio no está cerrado. Pero les pidieron un aislamiento voluntario estricto por el foco de contagios.

“Se complicó todo. Hay muchos casos. Armaron tremendo circo, más que nada asustaron a la gente”, contó a El Diario un vecino del barrio Atuel este sábado por la mañana. “Estamos guardados”, dijo otro.

En el barrio popular de la capital pampeana hay un foco de contagios, según informó Salud. Hasta el viernes a la noche se contabilizaban once positivos y se aguardaba el resultado de dos hisopados más.

A la tardecita del viernes hubo un operativo sanitario conjunto de la municipalidad, Salud y la policía. Se especuló con cerrar el barrio y arreciaron las versiones en ese sentido en las redes, pero eso finalmente no sucedió: se recomendó un aislamiento voluntario de los vecinos.

Este sábado por la mañana en el vecindario reinaba el miedo, la angustia y un poco de bronca. “No está cerrado el barrio, no está vallado ni nada. Se puede entrar y salir. Nos dijeron que hasta el lunes nos guardemos”, explicó un vecino a este diario. “Hicieron mucho circo, fueron casa por casa de la muni, a nosotros nos dejaron una bolsa de mercadería”, agregó.

“De Salud pasó nadie ni nos hicieron hisopado”, contó. “No te dejan hacer los mandados. Además los negocios del barrio están todos cerrados. Están todos asustados. Nos pidieron que no salgamos”, reveló.

Los vecinos y las vecinas se quejaron de algunos mensajes alarmistas y estigmatizantes que circularon en las redes sociales durante las últimas horas. “La gente se pone a hablar pavadas. Decían que estábamos rodeados de policías y vallados el barrio. Nada que ver”, lamentó uno de ellos.

En su caso, trabaja en una empresa del rubro alimenticio y desde el principio de la pandemia siguió yendo a su empleo y viajando en el interior de la provincia. Pero sabe que debe tomar recaudos porque vive junto a adultos mayores.

“Algunas personas están muy asustadas en el barrio. Otros creemos que fue mucho circo y una tomada de pelo”, confió otro consultado.

De todos modos, la mayoría rescató la cantidad de mensajes de wasap de amigos que les expresaron solidaridad. “Me pregunta la mayoría si precisamos algo. Igual mucho no se puede hacer. Al barrio no quiere venir nadie, por el susto”, dijo uno.

Desde la Cooperativa de Cadetes de Santa Rosa llegó una de las muestras expresas de apoyo a la barriada. “Atuel, para lo que necesiten, cuenten con los cadetes de la cooperativa, para lo que sea. Ese barrio me enseñó a caminar”, expresó el presidente, Damián “Mono” Bustos.

Un joven del barrio lamentó el abandono de las autoridades ante los reclamos por cloacas y otros servicios en esa zona. También cuestionó el débil rol comunitario que tiene el consorcio del lugar, envuelto en conflictos entre diferentes grupos desde hace muchos años.

El contó  qué sucede por estas horas: “Dicen que el foco de contagios está en el barrio. Acá está el chico que trabaja en Carnes Pampeanas y dio positivo. El miércoles vinieron como ocho ambulancias porque a la madre le dolía la garganta, también se llevaron a una parejita de abuelos. Si tenés síntomas de una gripe común, fiebre o diarrea, te aíslan, te toman como positivo”.

“Tenés que llamar ante cualquier síntoma. Supuestamente es hasta el lunes, cuando se volvería a la normalidad. Son tres días”, contó.

En cuanto al aislamiento voluntario, mencionó que le dijeron que “con permiso” pueden ir hasta el supermercado y también hasta la farmacia que está a una cuadra del complejo de departamento y casas, sobre la calle Cavero.

Los empleados municipales que recorrieron el barrio el viernes por la tarde hablaron con los vecinos para que respeten la distancia y haya cuidados extremos porque “la situación es grave", en palabras del intendente Luciano di Nápoli, que estuvo el viernes en el lugar. Allí pidió “un cumplimiento estricto de la cuarentena porque acá tenemos un foco y queremos tratar de que se controle lo más posible".

Dijo que la recomendación al vecindario es que "si van a salir, que sea por algo ultranecesario". "El que tenga algún trabajo que necesite justificarlo, va a ser justificado. Y quien precise alguna ayuda de mercadería o alguna dieta especial, se va a ir relevando", agregó.

Frente a los rumores de un cierre del barrio, el viernes por la noche las propias autoridades policiales habían desmentido la versión y hablaron, como lo dijo el intendente, de un aislamiento voluntario para evitar que las personas salgan de manera innecesaria de la zona.

"Se complicó todo, pero ojalá el lunes volvamos a la normalidad", rogó uno de los habitantes del barrio donde, se calcula, viven 2.500 personas en tres manzanas de la capital pampeana.