Querellantes de la Subzona 14 expresaron su apoyo a la secretaria penal, que como jueza subrogante instruyó parte de esas causas. Mencionaron una "persecución" y que la sanción que recibió fue dispuesta por "cuatro hombres" en un ámbito "patriarcal" como la justicia penal. 

El grupo de víctimas de delitos de lesa humanidad y querellantes en el juicio de la Subzona 14 a los represores pampeanos se solidarizó con la secretaria penal Iara Silvestre, que fue sancionada con 25 días de suspensión por una denuncia del juez federal, Juan José Baric, por demoras en la tramitación de cien causas. "Inconfesables motivos alientan su persecución", conjeturaron.

Silvestre fue durante más de dos años subrogante del juzgado y llevó adelante la instrucción de parte de los juicios de lesa humanidad. Las partes querellantes en los juicios de lesa humanidad ( Graciela Bertón, Raquel Barabaschi, Juan Carlos Pumilla , Rafael Guardia, el Movimiento Popular Pampeano por los Derechos Humanos entre otros ) junto a sus abogados y abogadas patrocinantes, salieron a fijar posición sobre la sanción y respaldaron a la funcionaria judicial.

"La Doctora Silvestre se desempeñó como Secretaria Penal desde diciembre de 2001 hasta agosto de 2013, fecha en que fue designada Jueza subrogante por el Consejo de la Magistratura, siempre apegada a la legalidad y el debido proceso, comprometida con los derechos humanos y y los valores democráticos", resaltaron.

"Queremos destacar el extraordinario trabajo profesional llevado a cabo por Silvestre, mientras le tocó instruir el proceso de lesa humanidad como Jueza Subrogante, como así también su abnegado compromiso con la verdad y la justicia más allá de las lógicas diferencias de criterio", señalaron.

"Estamos convencides, no sólo del valor de sus condiciones personales y profesionales, sino también de los inconfesables motivos que alientan su persecución", reafirmaron.

"No puede pasar desapercibido que dicho juzgado permaneció seis años sin juez regularmente designado (un atraso mucho más grave que el invocado en la denuncia en su contra) . Luego de este período, el primero en ser designado, fue el Sr. José Charlín, destituido al poco tiempo y condenado por delitos relacionados a la cuestión de género, siendo una de las víctimas la Dra. Silvestre", recordaron.

"Es preciso resaltar y reflexionar acerca de que tres jueces de los cuatro que la sancionaron y el entonces fiscal que la denunció, son hombres. Es indudable que el fuero penal es un ámbito tradicionalmente asignado a los hombres por el patriarcado; por lo que entendemos que es completamente absurdo sancionar a una persona de las condiciones de Silvestre, aludiendo a un supuesto retardo de justicia, cuando hoy en día el mismo juzgado tarda meses en resolver cuestiones de mero trámite, y cuando las instancias de impugnación suelen tardar no menos de 9 o 10 meses en resolver recursos", alegaron.

"La sanción en sí misma no hace más que hablar de las condiciones institucionales del fuero federal y de las personales de Silvestre", subrayaron.

Finalmente afirmaron su "apoyo público a ella y apelamos a las instancias pertinentes a fin de que reviertan esta infame medida. No podemos callar ante un hecho que consideramos grave y que atenta no sólo contra una persona de bien, sino también contra el Servicio de Justicia".