Jorge Marcelo Amado, que tiene la causa por violación de la cuarentena en la que están implicados dos jueces y otro fiscal, dijo que le "llama la atención" que el gobierno provincial no tomó la misma postura en cientos de casos similares.

“Si el Estado toma un trato especial en causas donde hay funcionarios judiciales y en el resto no, entonces no somos todos iguales ante la ley”, consideró el fiscal general Jorge Marcelo Amado. De esa forma, cuestionó la decisión del gobierno provincial de constituirse en querellante en la causa en la que se investiga la violación de la cuarentena en una cena el día del amigo en la que participaron ocho personas, entre ellas un fiscal, Guillermo Sancho, y los jueces Pablo Balaguer y Miguel Vagge.

Amado tiene a cargo la investigación y contó que pidió como medida preliminar que se remitan filmaciones si hay cámaras de seguridad en los alrededores del domicilio del juez Balaguer, dónde se realizó el encuentro el pasado lunes 20, día del amigo.

El fiscal general dijo que la semana próxima derivará el caso a uno de los fiscales que tiene bajo su órbita, como se hace en los demás casos de violación de la cuarentena. “No vamos a hacer ninguna excepción, yo no voy a tapar nada y el fiscal que asuma la investigación tampoco porque lo voy a controlar", señaló. “Las elucubraciones políticas quedan por cuenta de quién las hace”, dijo.

En declaraciones a la radio LU 100 explicó que las causas de este tipo se reparten en forma equitativa entre los fiscales que integran el equipo. “Estamos dando el mismo trato que a las demás causas. Investigamos hechos y no personas”, aclaró.

“Hemos solicitado que se verifique el domicilio que surge de acuerdo a la denuncia. Dónde se habrían juntado y solicitaron los registros de alguna cámara que hubiera en esa zona. Estamos esperando eso para verificar los autos que estaban estacionados”, precisó.

“De las personas que estuvieron en el asado uno tenía covid. Las otras están aisladas no sé si le habrán hisopado o no. De ahí surgirá si alguno se contagió”, añadió.

Y dijo que el ruralista achense Carlos Ruiz “es el que estuvo en Pellegrini, luego en Acha, y en Santa Rosa. No sé si contagió. Pero acá lo que se investiga si estas personas estuvieron reunidos fuera del horario permitido. Todo lo demás es anexo”. “Hasta las 8 de la noche se podían reunir hasta diez personas”, recordó.

“El hecho de que sean colegas no significa que haré un trato diferente. Si no me hubiera apartado. Mi responsabilidad es actuar. Yo no voy a tapar nada y el fiscal que investigue tampoco porque lo voy a controlar”, aseguró.

Amado señaló que los fiscales que están bajo su órbita, para excusarse, deberán alegar razones valederas. “Tienen que dar un fundamento y lo tengo que aceptar. Muchos de los fiscales son relativamente nuevos, no tienen la trayectoria de Sancho, Vaggue o Balaguer. Por lo menos por amistad va a ser difícil que se puedan excusar”, señaló.

“No suelo meterme en temas político. Investigo hechos. Si (es una operación) va a surgir. No es mi función analizar eso”, respondió una consulta.

Por otra parte, en cuanto a la presentación como querellante por parte del Ejecutivo, señaló: “El estado toma el rol de víctima por el supuesto daño que podría haberse producido. Pero me parece que debería hacerlo en todas. Si no es un trato especial para causas donde hay funcionarios. ¿Y en las otras no? ¿Entonces no somos todos iguales ante la ley?”, se preguntó.

“Ley pareja no es rigurosa. O es para todos o no es para nadie. Debería ser para todos igual”, remarcó.
“Hubo un montón de violaciones al horario y se iniciaron causas y el estado no es querellante en ninguna. Me llama la atención eso”, deslizó.