Tapa de la Edición Impresa

  • Farmacias de turno del día miércoles 22 de Septiembre de 2021

    SANTA ROSA
    BAGLIANI - Av. Mitre 134 - Tel. 417500/460036
    DEL SOL - Av. San Martín esq. Urquiza - Tel. 418006
    PONCE - Av. Edison 1248 - Tel. 387778
    SADOWSKI II - Av. Uruguay 681 - Tel. 418155

    GENERAL PICO
    Salud Vital - Calle 24 343 Norte - Tel. 331398
    San JosÉ - Calle 16 Bis Esq. 5 - Tel. 423927
    San Juan - Calle 10 1143 - Tel. 333237
    Santa Rita - Calle 15 639 - Tel. 322266

    GENERAL ACHA
    GENERAL ACHA - Balcarce 885 - Tel. 432675

    EDUARDO CASTEX
    CASTEX - 25 de Mayo 982 - Tel. 442888

La Campaña Abolicionista le envió una nota a las autoridades de la Universidad Nacional de Córdoba y a la Facultad de Filosofía y Ciencias Humanas para la exposicón de Georgina Orellano, titular de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina en una cátedra libre.

En la carta expresaron la posición abolicionista y rechazron el fomento de la prostitución en ese ámbito educativo. Orellano representa la visión regalmentarista, que pretende que la prostitución sea reconocida como “trabajo sexual”

La sindicalista se presentará este 29 de abril en la Clase abierta; “Territorios en disputa: La realidad del trabajo sexual en Argentina”, organizada por la Cátedra de Geografía Humana de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba.

“Consideramos que reivindicar la prostitución como un trabajo es incompatible con la defensa de los derechos humanos, con la lucha contra la violencia que se ejerce sobre las mujeres y niñas y con los tratados internacionales de derechos humanos firmados y ratificados por nuestro país y la propia legislación nacional en la materia”, señalaron desde la Campaña Nacional Abolicionista.

“Nuestro país es abolicionista desde el año 1937, en que promulgo la ley 12331 que establece el cierre de prostíbulos en todo el territorio nacional y puso fin al reglamentarismo vigente en el país desde finales del siglo XIX, posición corroborada por la firma y ratificación del “Convenio contra la Trata de Personas y Explotación de la Prostitución Ajena” (UN, 1949) que en su preámbulo establece que la prostitución y el mal que la acompaña, la trata de personas son incompatibles con la dignidad humana y el bienestar de las personas. En ese sentido, es preciso también tener en cuenta la ley 26364 (reformada por ley 26842). La postura que se defiende en esta clase abierta y cuya concepción queda clara desde el título de la misma, promueve la prostitución, es decir la cosificación y mercantilización de las mujeres, y la presenta como un bien social, siendo por tanto contraria al orden internacional y nacional que suscribe nuestro país en la materia”, resaltaron.

“Este sistema prostitucional, que actualmente se ha constituido en una industria transnacional de explotación sexual, mueve billones de dólares; por esta razón es tan fuerte el lobby que persigue su reglamentación llamándola trabajo. No se puede debatir si se defienden o se vulneran los derechos humanos”, indicaron.

“Georgina Orellano, a cargo de esta clase abierta, es la presidenta de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (AMMAR), que no está reconocida como sindicato y que tiene a dos de sus dirigentes condenadas por el delito de trata de personas (María Azucena López Villagra de Mar del Plata y Teresa Godoy de Neuquén, esta última con una nueva causa por explotación y facilitación de la prostitución de 13 mujeres argentinas y dominicanas)”, advirtieron.

Aseguran que “la Universidad pública no puede acoger posiciones ni organizaciones de este tipo, que publicitan la prostitución como un “trabajo” igual a cualquier otro y aún mejor, empoderante y glamoroso, ocultando de esta manera tanto los daños que prostituidores y proxenetas producen en las mujeres, niñas y demás personas prostituidas, como el hecho de que el sistema prostituyente las convierte en mercancías. Todo ello entraña una forma extrema de violencia. Prostituir es violencia".

"Este discurso, en un ámbito educativo universitario, implica legitimar y naturalizar la prostitución como un destino deseable para las jóvenes y como un derecho para los varones de disponer del cuerpo de las mujeres y se dirige a reclutar mujeres jóvenes y de alto nivel educativo para el mercado prostituyente. Es contrario a toda lucha emancipatoria, así como a los más elementales principios de derechos humanos, como la dignidad, la igualdad y la libertad”, criticaron.

“No podemos dejar de tener en cuenta que las principales afectadas por la pandemia en materia de sus derechos laborales somos las mujeres con dobles y triples jornadas y entre ellas las de menor edad, hechos que también inciden, junto con la hipersexualización y cosificación de niñas y adolescentes, en el auge de plataformas que captan jóvenes para prostituirlas como Only Fans. Ofrecer la prostitución como un trabajo en estas condiciones es altamente preocupante porque suponen una utilización de situaciones de vulnerabilidad social”, añadieron.

“Por ello, en base a los objetivos éticos propios del campo educativo, es fundamental y así lo pedimos, el levantamiento de esta actividad y la no repetición de eventos con estos contenidos. Asimismo, en honor a la transparencia y el compromiso con la verdad y el conocimiento que caracteriza a esa alta casa de estudios, solicitamos que se realicen actividades con un enfoque que sostiene la abolición del sistema prostituyente y tengan en cuenta la voz de las sobrevivientes del mismo, para lo cual, las agrupaciones abolicionistas abajo firmantes solicitamos un espacio”, finalizaron.