El bloque de diputados y diputadas oficialistas defendió la confidencialidad de los datos sobre las vacunas de coronavirus y criticaron a sus pares radicales por hacer silencio cuando Macri eliminó el Ministerio de Salud.

El bloque de legisladores del FREJUPA salió al cruce de la Mesa Radical pampeana que -mediante una solicitada publicada el pasado domingo en El Diario- pidió precisiones sobre la aplicación de la vacuna contra el coronavirus en la provincia.

Las y los legisladores oficialistas argumentaron que brindar precisiones al respecto "implica violar la ley nacional de Salud Publica 26529, al pretender obligar al Estado Provincial a exponer la intimidad de las personas y consecuentemente ser pasible de acciones civiles por los daños que su accionar podría generar".

"Debe tenerse presente que la mayoría de la información que es tratada en el marco de esta pandemia está relacionada con la salud, y por lo tanto, se encuentra dentro de aquella catalogada como 'sensible'", explicaron.

En el documento hecho público este lunes agregaron que "el registro mediante el cual se lleva adelante la vacunación de las personas es la historia clínica. En ella el personal de salud tiene la obligación de asentar cada acto realizado por los profesionales y auxiliares intervinientes, sea que se trate de prescripción y suministro de medicamentos, realización de tratamientos, prácticas, estudios principales y complementarios afines con el diagnóstico presuntivo y en su caso de certeza, constancias de intervención de especialistas, diagnóstico, pronóstico, procedimiento, evolución y toda otra actividad inherente"

"La historia clínica es un documento confidencial y solo se encuentran legitimados para solicitarla, el paciente y su representante legal; el cónyuge o la persona que conviva con el paciente en unión de hecho, y los médicos, y otros profesionales del arte de curar, cuando cuenten con expresa autorización del paciente o de su representante legal", indicaron.

"Por su parte el centro de salud tiene a su cargo su guarda y custodia, asumiendo el carácter de depositarios de aquélla, y debiendo instrumentar los medios y recursos necesarios a fin de evitar el acceso a la información contenida en ella por personas no autorizadas", señalaron.

"Y si bien en el marco de esta pandemia se prevé la facultad para que los establecimientos sanitarios y los profesionales de la salud, en cumplimiento de las medidas de contención y mitigación de la pandemia, recolecten, conserven, almacenen, evalúen y cedan entre sí datos personales de los pacientes, ello se habilita siempre y cuando cumplan con el secreto profesional; prohibiendo usar la información con fines incompatibles con el tratamiento médico, sin el consentimiento del paciente", destacaron.

Los legisladores del FREJUPA aclararon a su vez que "esta posibilidad de 'compartir' los datos personales se encuentra sujeta a las disposiciones de la ley 25.326 de 'Protección de los Datos Personales', en consonancia con lo establecido por la Constitución Nacional que garantiza la protección de los datos personales y la citada ley de Salud Publica 26529".

"No cumplir con esta obligación" advirtieron, "accediendo por ejemplo al pedido realizado por la Unión Cívica Radical conllevaría una posible responsabilidad penal para el autor directo (art. 156, Código Penal –CP–) y civil para el centro de Salud, en este caso para el Estado Provincial", resaltaron.

"En medio de la pandemia que nos encontramos atravesando es necesario actuar con responsabilidad y precaución y estos tipos de campañas de prensa oportunistas solo tienden a confundir a la población y son las verdaderas causantes de generar desconfianza en las instituciones democráticas", añadien.

"Hubiera sido deseable que la Unión Cívica Radical hubiera mostrado esta indignación que ahora muestra cuando el gobierno del que ellos formaban parte hizo desaparecer el Ministerio de Salud degradándolo a una simple secretaría", subrayaron.

Y concluyeron: "hubiera sido deseable que pidieran informes cuando el 'secretario de salud' de la Nación dejó vencer miles de vacunas, permitiendo que volviera a aparecer en el país un brote de sarampión, una enfermedad erradicada hace largo tiempo en Argentina y que retornó ante la impericia de un gobierno de se ocupó durante sus cuatro años de gestión en hacer todo lo posible por destrozar el sistema público de salud".