Un afiliado de la obra social reclamó que den marcha atrás con la medida en el marco de la crisis que generó la pandemia. Y propuso posponer el pago de las cuotas de los meses en los que la actividad se paralizó por la cuarentena.

 Un socio adherente de la obra social Sempre, Gustavo Porras, reclamó que las autoridades den marcha atrás con la suspensión de los servicios de la obra social a las personas en esa condición que no abonaron la cuota del mes de junio.

gustavo poras 1

Porras es el propietario de un gimnasio de la ciudad y se atrasó en el pago de la cuota por la parálisis de la actividad en el marco de la cuarentena por la pandemia del coronavirus. Lamentó haberse enterado que se cayó la prestación cuando fue al médico y que no fue notificado de la medida.

Porras es un militante socialista que fue funcionario de la municipalidad de Santa Rosa durante la gestión el exintendente Francisco Torroba. En algún momento dejó de ser afiliado directo al Sempre y optó por la posibilidad de continuar ligado a la obra social como adherente.

Ahora planteó su disconformidad con la decisión “desafortunada” de las autoridades de Sempre de suspender los servicios de la obra social de los socios adherentes que no abonaron Junio.

“La obra social “no fue suspendida durante la pandemia”, han dicho. No obstante, desde junio las autoridades del Sempre ordenaron suspender los servicios para los socios adherentes que no abonaron junio”, aseguró.

“¿Podremos entender que culminó pandemia? , o simplemente, ¿Podremos entender que no tuvo y tiene consecuencias económicas?”, se preguntó.

Y agregó: “en la situación que vivimos, ¿se le puede pedir a los socios que no han trabajado durante casi tres meses y que hace treinta días apenas retomaron su trabajo, que pongan al día las cuatro cuotas correspondientes a los meses de marzo, abril, mayo y junio?”.

“La pandemia lamentablemente está entre nosotros y ha generado y continua generando consecuencias económicas profundas. Por ello creo que las autoridades del Sempre han tomado una medida desafortunada que merece revisión. Soy un socio adherente del Sempre, que obligado por la situación económica generada por la pandemia, dejé de pagar la cuota mensual a partir del mes de marzo. Tres meses se fueron acumulando”, explicó.

“El mes pasado, el 8 de junio retomé la actividad laboral (soy propietario de un gimnasio en la ciudad de Santa Rosa) y logre con esfuerzo y guiado por la preocupación de quedar sin cobertura médica, las cuotas de marzo y abril. El lunes pasado, cumplí con la cuota de mayo. Por supuesto, pagar la obra social, fue una elección: porque, no es posible ponerse al día en un mes de trabajo con impuestos, tasas y servicios generados durante el período de restricción laboral”, detalló el caso puntual en una carta que difundió en las redes sociales.

“Otro aspecto de la medida que debo destacar, es la ausencia de comunicación a los interesados/das de la misma. Yo me entero de la novedad al momento de tener que realizar una visita al médico”, confió.

Por otra parte, reflexionó sobre los motivos que impulsaran al Sempre a tomar esta medida. “No creo el Sempre se desfinancie por alguna demora, o el traslado de la misma hacia adelante; estoy hablando de la cuota de los socios adherentes que seguramente sea un grupo muy minoritario. Es claro y evidente que la medida adoptada no puede estar relacionada con problemas de caja de la obra social pampeana ya que mensualmente recibe el aporte de los trabajadores estatales de parte del gobierno provincial”, opinó.

“Tal vez, el móvil haya sido cumplir con el reglamento interno. Como dije, no creo que haya razones económicas y menos quiero pensar que pueda existir un trasfondo de discriminación con respecto al grupo minoritario que representamos los socios adherentes, aunque en los hechos se muestre de ese modo. Porque sin dudas existen otras alternativas para salir del problema. Se han propuesto otras soluciones en otros ámbitos. Por ejemplo, trasladar el importe de la deuda generada en los meses de cierre obligatorio de la actividad económica - contemplando también, un período de transición hasta de que la actividad se normalice- para el próximo año”, propuso Porras.

“Creo que es importante mantener la vigencia del derecho al libre acceso a la salud de las personas que vivimos en ésta provincia, más necesario aún, contemplando el contexto en el que convivimos”, remarcó.

“Por mi parte, trataré de concretar el pago de mes de julio a la brevedad, pero quizás haya otros que no puedan hacerlo”, alegó.

Finalmente, solicitó a los funcionarios suspender la medida adoptada y “buscar una otra solución al -pequeño- problema financiero de la obra social, para evitar que la vigencia de la suspensión de los servicios de la obra social en el actual contexto de pandemia pueda ocasionar perjuicios para la salud quizás de un pampeano o de una pampeana”.