El Gallito Canta  Tapas de la edición de papel  ico_radio.png

Tapa de la Edición Impresa

"¡Qué locura!"

"Estaba leyendo 'El Gallito Canta...' en la portada de El Diario con el título '¡Qué locura!'. La verdad es que nunca mejor el título. Es una locura terrible lo que hicieron en Toay. Y las autoridades dejan mucho que desear, como el intendente de Toay, los concejales, y acá el gobernador. ¿Cómo pueden permitir este tipo de eventos en tiempos de pandemia? Y de esto no solamente son culpables el municipio de Toay, los concejales y el gobernador, sino también los comerciantes que son egoístas y solo piensan en ellos y en recaudar, vender y vender. Ahora explotó el contagio. Vamos a ver qué es lo que pasa hoy, mañana y pasado. Hay que esperar tres o cuatro días y ahí van a ver la cantidad de contagios que van a haber. Son cabezas de termo las autoridades. Lo vemos al intendente de Santa Rosa contagiado y seguramente no se contagió recorriendo los barrios. Gracias a El Diario, habló el jubilado del centro".

"Los del campo"

"Estaba mirando en la foto de portada de El Diario a los caudillos aristócratas del campo. Estoy hablando no del chacarero que tiene 200 o 400 u 800 hectáreas de campo, hablo de los que tienen arriba de mil o 10.000 hectáreas. Fíjense la vestimenta que lucen, en la foto. Son todos secos. Fíjense de qué camionetas se bajan. Todas Toyota 0 km. Yo tengo 69 años y desde que tengo uso de razón los del campo toda la vida vivieron llorando. Con todos los gobiernos. Se callaron un poquito durante el gobierno militar. Ahí sí respetaban. Pero en los 38 o 40 años que llevamos de democracia los escucho llorar todos los días. Y la gran mayoría, desde hace por lo menos 15 o 20 años, tienen departamentos en Capital Federal, en Mar del Plata, en Necochea... Algunos, los más ricos, los tienen en Uruguay. Viven llorando y los que realmente tendrían que llorar son los chacareros, esos de los que hablé en un principio. Y el jubilado, el que cobra la mínima, que no tiene sindicato, que no tiene nadie que lo defienda, que no corta calles, que no quema cubiertas. Y estos que la tienen toda debajo del colchón, en los bancos y especialmente en cuentas off shore, fuera del país, viven llorando".

Los antivacunas

"Estaba leyendo en la portada de El Diario las declaraciones del ministro de Salud de la ciudad de Buenos Aires, Fernán Quiroz. Que si no me equivoco es del PRO, o sea, de Larreta. Informó que en CABA el 65% de los enfermos por COVID que están en terapia intensiva, están ocupadas por personas no vacunadas. Yo me río porque en un principio, cuando el Gobierno nacional empezó a restringir actividades y que todo el mundo se tenía que guardar en sus domicilios, o cerraron muchos comercios y demás, fueron los primeros en fogonear la marcha de los antivacunas. Y ahora resulta que están llorando... Son oposición por oposición. Y aclaro que soy apolítico, soy apolítico".

"El veneno del mal"

"Ha comenzado un nuevo año. Esperemos que sea un año feliz para todos. Sobre todo que volvamos a creer en Dios, que la familia vuelva a ser lo que era. Que se respete la vida. No puede ser que tomemos como algo natural ofender a Dios. No puede ser que hayamos perdido la noción de lo que está bien y de lo que está mal. Lo que es la naturaleza, el varón, la mujer, la familia. Por el amor de Dios, para que el Señor nos perdone. Volvamos a cuidar al hombre, a la familia y al mundo. Al planeta. Porque lo estamos envenenando, como estamos envenenando mentes y corazones. El veneno del mal está en todos lados. No nos asustemos. En la iglesia que Dios creó había 12 apóstoles y uno solo fue el que lo traicionó. O sea que habrá algunas manzanas podridas, pero hay mucho bien. Y ojalá que los sacerdotes y consagrados, además de predicar, salgan como hicieron los primeros pescadores. Salgan del templo y hablen en las esquinas, hablen debajo de los árboles. Hablen a todos los hombres, sean misioneros. Misioneros. No se queden quietos, es la única forma de transformar el mundo. Traten de ser ejemplo. Todos somos humanos, pero traten, recen, pidan. Recuerden los valores que nos infundieron cuando éramos pequeños".

Desde Macachín

"Señor intendente, necesitamos una oficina de taxis en Macachín. No tenemos taxis ni remises, porque los que hay solamente hacen viajes largos y dejan al pueblo desprovisto de este servicio. Que no nos chamuyen más. Habló Beatriz".

Para "el jubilado del centro"

"Esto es para el jubilado del centro que llama tanto a Línea Abierta para quejarse. Y el otro día se quejó de que no conseguía zapatero para arreglar un par de zapatillas. Pero le aconsejo que no se preocupe tanto porque no consiga zapatero. ¿Por qué no le lleva las zapatillas a una modista que esté en su barrio? También trabajan con pandemia. Trabajan en silencio en sus casas y como pueden, ellas también hacen ese tipo de trabajos, no solamente los zapateros. Así que no se haga taaaanto problema, vaya a la modista de su barrio y le van a cobrar mucho menos. Gracias a El Diario".